CRISIS DE LOS 40

(post muy negro y deprimente)






Acabo de cumplir ¡¡40!!
CUARENTA, así tal cual, con su 4 y su 0.
40 años.





Lo último que leí de alguien que había cumplido 40 fue sobre la princesa Letizia, teniéndole a ella como ejemplo cuarentil mis 40 me parecen una mier...No por la vida que lleva, sino por donde ha llegado ella con 40 (simplemente con estar en el telediario de la 1 ya me parecería que sus 40 y mis 40 no tienen nada que ver).



No soy madre, no tengo trabajo, no he viajado casi ná, no hablo inglés, no cocina supermegabien, no estoy casada, no estoy separada, no estoy divorciada, no esoty requetebuenorra, no tengo un estilo megaestiloso...Vamos que soy una cuarentañera muy normal y corriente. Y  eso, al llegar a esta edad PESA. PESA DEMASIADO.


Veréis, no me ha gustado nada de nada cumplir 40 años y os voy a decir por qué.

1- No me identifico para nada con esa edad. Me miro a mísma desde fuera y no me veo con 40 años.
Yo no soy la persona que imagine ser. O peor, que quise ser. Y la razón es tan simple como que a mis 40 años aún no se quién quiero ser. Qué quiero ser, qué quiero hacer, qué se hacer, por dónde tirar...Estas dudas con 25 son razonables y no dejan de ser metas, objetivos. A mis 40 se me antojan trenes pasados, oportunidades perdidas, no haber sabido encontrarme, pérdida de tiempo. ABISMO.


2- Me horripila lo rápido que ha pasado el tiempo. Me espanta pensar en que posiblemente ya no me queden otros 40 años de vida. Me molesta, me enfada, me cabrea sentir que a pesar de saber que esto caduca sigo siendo una puñetera inconstante, me pasma la dejadez que a veces tengo (incluida la que tengo en este preciso momento en el que debería estar haciendo otra cosa pero mi absoluta inmovilidad hace que solo sea capaz de ponerme frente al ordenador y escriba algo que no le importa a nadie)



3- Hace 3 años ¡¡¡3!!! que me vengo diciendo, no llegues a los 40 con sobrepeso. Arreglaló antes, no te dejes. ¿He hecho algo? no. Aqui estoy, con mis 80 kilos en mis 40, sabiendo, como se, que si hasta ahora ha sido dificil quitarme los kilos a partir de ahora, va a ser mucho más dificil. Mi cuerpo, aunque yo no lo quiera creer, ya va hacia abajo.



4- Tengo la sensación de no haber logrado nada de nada. Tengo la sensación de vida vacía. y maldigo este sentimiento. Porque estoy segura de que mi mal se llama bajaautoestima+envidia. ¿Algo habré hecho yo en 40 años? parece que a mis ojos no vale para nada lo que he vivido hasta ahora. Y es porque no veo resultados...AHORA. Vale, he estudiado, he currado, he vivido fuera de casa con amigas, he vivido, SOBREVIVIDO sola, he tenido bastantes relaciones intensas, he disfrutado de muchas noches y madrugadas, he sido buena amiga, he procurado hacer alguna que otra locura, he vivido en 3 ciudades diferentes, vivo con mi pareja, tengo una relación estable y buscada y deseada, soy feliz...Pero eso ahora no lo veo. Sin embargo miro a la gente que tiene: hijos, casa, trabajo (buen trabajo fruto del esfuerzo de años currando) y pienso que ellos sí que llegarán a los 40 y recogerán esos frutos de la vida. Pero si lo pienso friamente lo cierto es que yo no tengo esa vida porque yo escogí no tenerla, entonces ¿por qué ahora pienso que deseo todo lo que no tengo? ¿por qué tengo esta manía de tirar por tierra, de no valorar lo que yo he logrado, por muy mínimo que sea? y sobre todo ¿por qué me cuesta tanto poner manos a la obra y hacer algo por remediarlo? El año pasado ha sido improductivo en un 95%  del total de los días. Eso me ha hecho llegar a los 40 con mayor desazón, la de no haber hecho nada interesante durante 365 días. La de haber dejado pasar un año de mi vida y a pesar de ello, parece que llevo el mismo camino para el 2013. No soporto esa debilidad de carácter, esa falta de voluntad que tengo.




5- Fisicamente no aparento 40 años. Aparento 10 menos a pesar de los kilos que me sobran. No tengo ni una arruga, tengo cara de niña, me visto de sport, no me comporto como una persona mayor pues sigo teniendo un halo de timidez que me confiere ese aire juvenil-adolescente, suelo ser alegre, bromista e irónica. Fisicamente no los aparento, ya, pero yo se que los he vivido.





6-  A los 37 ya empecé a darle muchas vueltas al coco, a preocuparme por cosas que JAMÁS me había preocupado, como el paso del tiempo, lo efímero, la posibilidad de perder a los seres queridos, la enfermedad, la mala salud, el dolor...Eso no lo pensaba a los 20 ¡¡¡ni de coña!!! Ahora, ahora es una constante que cuando me da "la pena" este tipo de sentimientos afloren y me hagan sentirme algo muy frágil. No quiero crecer, no quiero sufrir.



Hace muchos años, cuando era estudiante de universidad, escuché hablar en la radio de la depresión post-vacacional y me reí de los que eran tan snobs como para tener ese tipo de depresión, hasta que me llegó el turno de experimentarlo y me di cuenta de que existe, de que no es snob, de que es real y que aunque la rutina es necesaria, ese período de readaptación al mundo existe. Hace menos tiempo me reía de los que sufrían CRISIS DE LOS 40. Al fin y al cabo es un número más, solo hay un dia de diferencia entre tener 39 y tener 40, sin embargo a nivel emocional ¡hay un abismo! La crisis de los 40 existe, doy fe. Cumplir 40 es empezar a aceptar que has crecido, es empezar a saber que la vida va en serio, es empezar a darte cuenta de que hay trenes que ya no vas a poder coger (el de los hijos por ejemplo), es acojonarte pensando si la próxima vez que vayas a buscar trabajo al decir 40 AÑOS se lo pensarán dos veces (estoy por mentir en la edad, con eso lo digo todo). Es darse cuenta de que eres una señora, pensar que tu madre tenía 40 cuando tú tenías 16 y echar una lágrima.
Tener 40 es o coger el toro por los cuernos o dejarse matar por él.  Con 40 ya no puedes pensar, ¡lo dejo para mañana!




No me ha gustado cumplir 40. Por mucho que me digan que es una edad fabulosa, que estoy estupenda, que tengo mucha vida por delante yo se que no es así. Estaré negativa, seguro. Estaré empeñada en ver el vaso medio vacío, seguro. Estaré emperrada en no valorarme, fijo que sí. Pero es que ahora mismo, no le veo NI UNA SOLA VENTAJA a tener 40 años y no 30, que son los años en los que me gustaría haberme quedado.

9 comentarios:

  1. Joder Perri, esos ataques me dan a mí también pero ahora mismo me siento una neuras por agobiarme pensando que este año cumplo 29! =(
    Y no es por restregar, de verdad que no, pero también me siento un poco así, aunque tampoco los aparente.
    En cuanto a tu punto nº 1: No pienses en abismos y perdiciones, igual no te identificas con esa edad porque eres una persona que estás en continuo cambio y adaptación, que te gusta aprender y explorar muchos caminos. Eso no tiene porqué ser negativo, es sólo que explorando mucho también se arriesgan cosas.
    Lo de la dejadez, a mí también me pasa, parece como si saboteara las cosas que sí puedo hacer. Supongo que soy una pesada, pero siempre digo lo que a mí me funciona: ponerme metas pequeñitas y focalizar mi atención y esfuerzo en lo que se me da bien, hasta que la racha pasa y me engancho de nuevo a la "vida normal".
    Eres única para darnos ánimos a nosotras cuando pasamos por temporadas de bajón, no te subestimes a ti misma!!
    Coje el toro por los cuernos, pero no con pesar, si es posible hazlo con determinación, que no nos cambie la vida sin cambiar nosotros también algo en ella! =)

    Ah! Y felicidades, disfruta de tus 40 como lo harías con tus 30, pensando que el vaso siempre siempre está lleno; mitad agua, mitad aire.

    ResponderEliminar
  2. Agarra el toro por los cuernos, y que sepas que las mujeres no cumplimos años, sólo subimos de nivel ^^

    No tienes una vida como la de los demás porque no es la tuya, disfruta de lo que sí tienes.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Perri, ¿Cómo que escribir algo que no le interesa a nadie? ¿Tamos tonticas o qué? Claro que nos interesa, aquí estamos.

    Segundo, yo entiendo que te sientas así. Tengo yo muchas de esosp ensamientos y obsesiones...¡y aún no tengo 25! Eso sí, yo siempre he sido un poco revieja para todo. A lo que iba: que te entiendo. Peeeero, también creo que nunca es tarde si la dicha es buena, y que los 40 no es demasiado tarde para perder peso, ni para aprender inglés, ni para hacer otras cosas. No estás acabada ni cerca de estarlo, QUE-LO-SEPAS.

    Tercera, es normal también que mires a otros lados: a amigos, familiares, a tu madre. Mi madre a mi edad estaba embarazada de la menda. Vamos, en estos momentos, mi madre con 25 años, estaba de parto. Así que qué quieres que te diga. Yo a veces hasta pienso por qué decidí venirme a estudiar a Valencia, por qué no me fui a Albacete a estudiar peluquería, me monté un negociete y me quité de problemas. Me pregunto muchas cosas, tengo muchos "y si" rondando. Pero hice lo que hice, y fue mi elección, y recorrí el camino que yo quise. Así que bueno, habrá que apechugar con l oque venga. De todas maneras, si algo estoy aprendiendo, es que no hay camino seguro en la vida. A lo mejor tetiras toda la vida trabajando, haciéndote una vida, un capital, consiguiendo una estabilidad... Y en unos meses...¡puf! Quién sabe. Hay que vivir cargando nuestro equipaje, sea el que sea.


    Lo de la fuerza de voluntad debe de ser cuestión del signo del zodiaco o algo XDDD Sobre todo con lo del peso... jaja Pero como ya te digo, nunca es tarde.

    En fin, que ánimo. Que saques empuje, que sé que lo tienes, y tires p'alante. Y dentro de unos días, tendrás 40 años, sí, pero será como si tuvieses 39 y unos días.

    ¡Peeeeerri! ¡Peeeeerrri! ¡Peeeeeerri! (gritos de ánimo xD)

    Muak! (si me descuido, leyendo esto cumples los 50 XD)

    ResponderEliminar
  4. Aunque tenga 12-13 años menos, me siento bastante identificada con lo que has puesto. Creo que la crisis en si está en todas nosotras aunque tengamos edades diferentes xD
    Yo te voy a felicitar igual :P A pensar en positivo! muchas felicidades! :*

    ResponderEliminar
  5. Os agradezco mucho vuestra lectura y sobre todo el interés en reponder intentando hacerme ver las cosas desde otro punto de vista. Veo que no es cosa de los 40, sino que es algo generalizado eso de sentir "en algún momento" que algo nos falta, de tener obsesiones. No es que consuele saber que no eres la única en rereplantearte todo, pero sí consuela el saber que no es nada raro, ni mucho menos sintoma de que has perdido el tiempo.
    Se que aún os quedan unos cuantos años para llegar a los 40. He pasado por donde estáis vosotras ahora y claro que también pensaba entonces y le daba vueltas a todo, sobre todo porque a los 30 tenía muchos menos cosas ganadas y vividas de las que tengo ahora. Estoy segura de que si me esfuerzo y le pongo al 2013 esa fuerza de voluntad que le puse al 2010 y al 2011 veré todo desde un ángulo mucho mas optimista. Pero es verdad que yo esperaba, a estas alturas, haber logrado la meta profesional que me propuse hace 4 años y el no haber llegado (a pesar de que la culpa no es mia) me frustra demasiado y hoy, que sigo intentando volver a la tierra, he tenido que escribir todo esto para sacarlo de mí, paa quitarme de monios de dentro. Ya sabéis que el blog es una gran catarsis.
    Me quedo con vuestros ánimos y palabras. Con todas. Y prometo hacer una entrada, cuando sea, de lo bueno de llegar a los 40.
    GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  6. Soy nueva por aquí, y me ha emocionado un montón leerte. Yo ando por la edad de Cristo y , oye, que me ha sentado fatal cumplirlos. Como no me sentaron los 30. Y es que no me reconozco en esa edad, como tú dices. Supongo que estamos programadas para asociar directamente determinadas cosas a determinadas edades, pero que, al mismo tiempo, estamos viviendo una vida muy distinta a la de otras generaciones, por lo que nos hemos quedado en tierra de nadie, sin rumbo y con un montón de vocecitas en la cabeza hablando al mismo tiempo sobre lo que, en teoría, tendría que ser y no es. En fin, qué complicado es todo esto. Ánimo y ojalá yo llegue a los 40 pudiendo decir todo lo que tú dices de los tuyos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lya, ¡¡qué ilusión me hacen los comentarios de nuevos perris meisons!!. Gracias por tus palabras.
      Creo que tienes mucha razón en lo estar programados. No solo programados sino bombardeados constantemente con lo que se supone es "el ideal de vida" y muchas veces nos preocupamos mas de cumplir ese ideal que de preguntarnos si cómo vamos viviendo nos hace felices.
      Yo confieso, que tras escribir esta entrada y sacar los demonios estoy entrando en la fase de ACEPTACIÓN Y TIRA PALANTE, ya escribiré entrada sobre ello. De momento bienvenida y ¡¡na!! que 33 años es ser una pipiola!!! Tu disfrutalos y punto.
      Un beso

      Eliminar
  7. Es inevitable sentirse identificada con tus palabras sí ya has cumplido los 40: esa ansiedad por hacer balance y ver que tienes superávit, por comprobar que se han cumplido todas tus expectativas para cuando los cumplieses, en definitiva, por constatar que estás en la cumbre de tu vida.
    Sin embargo, ahora que tengo 46 me doy cuenta de lo absurdo y falso que es ese planteamiento. Bien es verdad que nunca he sobrevalorado la juventud, soy una excepción a la que siempre le han gustado los viejos y, que no quisiera "descumplir" ni un solo día de mi vida. Ahora voy con los tópicos: ahora sé más cosas, tengo menos miedo, distingo claramente lo importante de lo superfluo, estoy más tranquila, tengo menos prisa (ninguna), estoy segura de a quién quiero y a quién no me importa no querer nunca...
    A pesar de lo manido de estas sensaciones, no son menos ciertas, al menos en mi caso.

    Creo que, a lo mejor, esa impresión típica de los 40 de que "ya no se pueden posponer las cosas, que hay que actuar ya, que la vida pasa y no vuelve, que cada vez queda menos tiempo" no sólo no es mala, sino que es "adaptativa" y nos hace tomar conciencia de en qué consiste este misterio llamado "vida".

    ¿De verdad crees que decidimos tantas cosas? Últimamente pienso que ella, la vida, nos lleva, y vamos haciendo lo que podemos con lo que nos vamos encontrando.
    No es que no crea en el libre albedrío ¿quién lo usa? sino que veo a medida que cumplimos años, que controlamos muy pocas cosas, que la vida se encarga de dar la vuelta a nuestros planes en cuestión de segundos.

    Has llegado a los 40 de la mejor forma posible, dadas tus circunstancias y, estoy segura que seguirás perfeccionándote año a año. En cualquier caso, el planteamiento de la eterna juventud es irreal e imposible, los años siempre se cuentan hacia adelante.
    ¿Vamos a deprimirnos por lo que es imposible? Mejor aprovechar las posibilidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu comentario, reflexión. Muchas gracias.
      Una prima mía, mayor que yo, me dijo algo parecido el día de mi cumpleaños, que los mejores años para ella habían sido los de la decena de los 40 por todo eso que tú me dices. Por mi forma de ser tengo mis dudas de si yo seré capaz de quitarme lastre y vivir de forma más madura, sigo pensando que soy la eterna adolescente en cuerpo de mujer cuarentañera, tengo demasiados complejos, demasiadas manías, demasiadas comeduras de cabeza inmaduras.
      Ojala sepa llegar a los 46 con las cosas más claras. Ojala aprenda a distinguir lo superior de lo bueno y sobre todo ojala aprenda a quererme más. Con mis fallos y mis virtudes.
      Es verdad, es posible, muy posible que no seamos nosotros los que elegimos. Pero también pienso que eso tiene que ver con la forma de ser de cada uno. Hay gente que juega con las cartas que le van saliendo, quizá sea mi caso. Pero conozco personas que hacen porque les salgan unas cartas determinadas. Vale, yo se que no soy así, que esforzarme y sacrificarme puedo hacerlo como algo puntual en mi vida, pero no es mi día a día. Me gusta, a veces, ver pasar los días, más que exprimirlos, lo que pasa es que la vida contemplativa, cuando haces balance no cunde. El fruto que se recoge de eso es inmediato. Si decides pasarte un mes de verano disfrutando de la tranquilidad, no esperes en octubre ver cómo eso ha dado algún fruto. Porque no será así.

      Me he ido por los cerros....

      De verdad, que me ha encantado tu reflexión. Gracias.

      Eliminar

Ahora me encantaría saber qué piensas tú