Mugre de a pie

No se a quien se le ha ocurrido que llevar las zapatillas sucias es cool, moderno, sofisticado,super IN,guay,chachi,moda a tope....no lo sé. Pero cada vez que miro al suelo y me topo con unos pies envueltos en unas zapatillas negruzcas y mugrientas, por muy converse QYE sean, pienso en que esos pies olerán fatal.
No queda bien. Llevar las zapatillas al límite de mugre es de COCHINOS.




Perri on the navipeich

FELIZ NAVIDAD

De todos modos hay algo que no logro entender...
Comprendo a aquellos a los que la navidad no les guste porque echan de menos a personas, porque se pasan las fiestas cocinando y pensando manjares, porque tienen obligaciones familiares con personas con las que no se llevan bien, a las que nunca hubiesen escogido como amigos (que se tienen, porque si tienes pareja, hijos o lo que sea, a veces la familia viene en el lote y hay que ceder)...pero lo que no entiendo es eso de que ¡hay que estar de buen rollo!

¿Es obligatorio? ¿De verdad? Que yo voy por la calle y la gente no está exultante y me da abrazos y besos. Eso no me pasa. Ni siquiera me veo obligada a ello. Pero si el conductor de Latbus sigue siendo tan antipático como siempre y la carretera tan puñetera como para que pille unos mareos de no te menees. En la carnicería me cobran igual por las pechugas de pollo y mis amigas, en estas fechas, no están especialmente insoportables. Están igual que siempre, de adorables y de lo otro ;-). Yo no he notado nunca eso del buen rollo. ¿Qué lo dicen en la tele? Ah, ¡bueno! pero es que la tele es show, la tele es espectáculo, y la verdad, que poner la tele para que salgan todos feos y hartos y aburridos...pues no compensa. En la tele dirán lo que quieran, que también salen anuncios de Dolce y Gabana muy fisnos y yo no me voy directa al Druni a pulirme la tarjeta. No se...igual  la gente le coge manía a la Navidad por las cenas de empresa. Pero es que ¡¡quién os manda asistir!! A las cenas de navidad solo se va si eso es de buen rollo, o sea si no lo paga la empresa. Si se va es porque se quiere, porque te apetece pasarlo bien con los colegas. Si es que te llevas bien con los compañeros de trabajo, claro.  Yo me he llevado siempre bien con los míos, tan bien que una vez que fui a la cena de navidad terminé liada con uno...¡¿qué típico no?! Pero me lo pasé genial, aunque no me acuerdo de nada. Jejejejejeje....que sí, que la navidad tiene su punto guay. Pero no es porque sea obligatorio ser feliz, sino porque a lo mejor, merece la pena intentarlo al menos una vez al año. Hacer el esfuerzo, como cuando estás estreñido.....que aprietas y duele, pero ¡oye luego te quedas como nuevo!
Y si no probad a sonreír, ¡venga! ¡ahora mismo! Mueve la boca hacia arriba, ¡sonríe coño!  ¡¡más!! ¡¡mucho más!! ¡¡¡¡¡muuuucho más!!!!!!

 No me digas que no es genial.

Pues eso es la navidad. Y que nos pille confesados.

Feliz Navidad a todos los Perri fans.


(Recomiendo que leáis el post directamente desde el blog, lleva regalillo incluido y creo que desde los readers singing porers no se puede ver)

video

Que nadie envenene vuestros sueños

A no ser que seas la típica persona que todo lo hace bien, que haga lo que haga, aunque sea comer mierda, lo adorna tanto que parece que todos los días almuerza en un restaurante de Estrellas Michelín, en algún momento van a herirte y van a hacerte dudar de tu vida, de tus elecciones o de tus sueños.
Nunca entenderé el proceso mental o el tipo de personalidad que tiene alguien  que se permite decir a sus semejantes que su vida es super maravillosa y que  los demás se han equivocado por completo en sus elecciones. El peligro que tiene este tipo de gente es que los que no somos como ellos, de vez en cuando caemos en pozos negros, a veces muy negros, que nos hacen destestarnos y plantearnos si no estaremos equivocados. Y yo odio tropezar con gente así.
 
Hay personas que a veces te aconsejan con el ánimo de ayudarte, de intentar poner algo de luz en tu camino, de abrir una ventana que quizá tú no has sido capaz de ver. Hay gente que va de buena fe, que quiere de verdad echarte una mano. Pero muchas veces les fallan los formas. Y luego hay gente que, se ha creído en serio que su vida es maravillosa y envidiable, y lo que hace es destruirte la tuya de un plumazo.
 
Nadie es nadie para asegurar a los demás  si han elegido un buen camino en la vida, a no ser que ese alguien esté acabando con su salud, esté matándose, esté poniendo en peligro su integridad física y mental. Pero si lo que estás haciendo es estudiar, es prepararte porque quieres trabajar en algo que ahora mismo es muy difícil porque no hay trabajo de ello, que alguien te cuestione lo que haces, y se permita el lujo de decirte que eso no sirva para nada, me parece muy osado y por otro lado tremendamente mal educado.
 
Tengo a mi alrededor gente para la que trabajar es un verdadero desafío, un placer, una parte super importante de su vida, como por ejemplo mi hermana, que es enfermera. Que estudió para enfermera cuando aquí había poquito curro de eso. Que sacó su oposición en atención primaria, que se lo curró mucho y se sacrificó más y ahora trabaja en lo que le gusta y sigue estudiando como si le fuera la vida en ello, porque le va.
Y tengo amigas, una en concreto, que daría su vida por ser capaz de dejar el trabajo. Que sale de casa a las 7 de la mañana y lleva muchos días volviendo a las 10 de la noche. Que no creo que gane mucho mas de 1000 euros (si los gana), que está aburrida, harta, agotada. Y por supuesto las horas que pasa trabajando, no creo que sea ni una cuarta parte de lo feliz que se merece ser una persona. Y trabajamos muchas horas....
Otras amigas trabajan en algo que más o menos les gusta, pero no les apasiona ni mucho menos.
El trabajo, no da la felicidad. Es necesario, porque a través de él ganamos el dinero que lamentablemente necesitamos para vivir. Pero nada os garantiza que tener trabajo os harás más felices, a no ser que escojáis una profesión que os apasione. Que os llene, que os permita crecer como personas. Y esto es muy personal.
A algunas personas lo que les pondrá las pilas será el dinero de fin de mes, y les dará igual si ese dinero lo ganan metiendo bolsas de patatas fritas en una caja o poniendo ladrillos. A otros les apasionará ayudar a los demás, y habrá quien sienta horror por esto y le fascine ser economista de una empresa de finanzas. Otros querrán jugar al fútbol y otros sólo querrán ser las parejas de esos futbolistas. Alguien querrá ser poeta y carnicero en sus ratos libres. Y habrá quien como yo sería feliz en una biblioteca o en una pequeña librería o en una droguería con tal de dar las vueltas a los clientes sacando las monedas de unos cestitos de mimbre metidos en un  cajón del mostrador.
Pero nadie tiene la clave de lo que es mejor y lo que es peor. Nadie os puede asegurar que lo que habéis escogido es un camino equivocado, entre otras cosas, porque la vida no es un camino solo, hay tantas bifurcaciones por las que perderse, tantos senderos que coger en un momento dado, tantos giros y cambios de sentido...Y en ese viaje, cualquier cosa que llevéis en vuestra mochila os será de gran ayuda. Máxime si es algo que os apasiona.
Nadie tiene una vida de cuento de hadas. Creedme. Nadie es feliz y está satisfecho con su vida al 100% y no ¡pasa nada! De eso se trata ¡caramba! No os creáis a esos charlatanes que os dirán que todo lo vuestro es una porquería y que  lo que hacen ellos es genial, porque quizá lo sea para ellos, pero no tiene que serlo para vosotros.
 
No dejéis de lado vuestros sueños, o vuestros objetivos, por muy difíciles de conseguir que parezcan. Porque si algo he aprendido en 40 años, es que lo mejor en esta vida para llegar a conseguir algo, es tener muy claro que es ese algo que se quiere conseguir. Es la base, y si la tenéis, tenéis el 99,9% del éxito asegurado.
 
Hace muchos años, cuando yo tenía 18, conocí a varias chicas, hoy buenas amigas, que querían ser bailarinas, (cosas del destino, conviví con varias chicas que se dedicaban al baile). Era, es una profesión dura, muy dura y vivir de ello algo tremendamente complicado. Pero todas ellas amaban, adoran, bailar. Sacrificaron mucho por lograrlo. Algunas, por si acaso no podían vivir de ello, estudiaron otra cosa a la vez que no dejaban de formarse en la disciplina de la danza. Hoy, ¡todas! viven del baile. Y no solo viven, sino que les va de maravilla. Dos de ellas tienen su propia escuela y una de ellas una modesta, pero muy interesante, compañía de baile, una no para de hacer colaboraciones, estudios de danza, fusiones...hasta gana premios y ahora además da clase en la escuela del que fue su maestro e ídolo: Víctor Ullate. Yo las he visto pelear. Desde que no eran más que alumnas, hasta ahora que son profes. Las he visto enfrentarse muchas veces a la desesperanza de no poder trabajar nunca en lo que les gustaba. Y ahí están. Sin embargo sus vidas personales han sufrido un poquito en esta andadura. Quizá no sea por culpa del trabajo, sino que la razón posiblemente sea su forma de ser, su personalidad y la propia vida, que es así. Lo que pasa es que siempre, en los peores momentos, la danza, el baile, ha podido ser su refugio. Su vida podría haber sufrido los mismo altibajos si hubiesen hecho caso a quienes les insistían que del baile no se vive, y encima no habrían tenido la suerte de agarrarse a su pasión para que sus penas fueran más llevaderas.  
 
 Un novio que tuve, MI NOVIO, tardó mucho en saber qué quería. Fue mal estudiante, pasaba de todo, un adolescente terrible. Hasta que descubrió que lo que quería era cantar, ópera. Y empezó a prepararse. Hoy en día está en el coro nacional. Cada año tiene que superar unas pruebas para seguir formando parte del coro. Pero vive de eso, y aunque no tengo relación con él, estoy segura de que es muy feliz por ello y también, creo que puedo afirmar, que seguro que no tiene todo lo que desearía, que hay algo que le encantaría cambiar, pero que cada vez que sube al escenario a cantar, se olvida y es feliz.
 
De verdad, que nadie mate vuestros sueños porque quieran haceros creer que los suyos son mejores y más válidos. Si no lo conseguís, no pasará nada.
Pero si ni siquiera lo intentáis................no tendréis vida para arrepentiros.
 
Este post está dedicado a una amiga, a la que hoy domingo le han tocado un poco las narices con este tema. Y no lo merece porque ella es una tía estupenda y podrá lograr lo que se proponga. Aunque ella, aún no lo sepa.

Matando moscas a TABLETazos

Estoy enfadada, y es un enfado de cría pequeña, un berrinche, algo entre la envidia y la rabia. Pero es que no se me pasa y he venido aquí a contarlo (modo terapéutico del blog ON*)

Resulta que este año, para Reyes-cumple (que a mí me viene todo seguido), le he pedido a mi rey-churri particular, que me regale ¿una? ¿un? tablet. Porque estoy harta de llevar mil pdfs impresos de artículos que me gustan a todas partes, de leer en el móvil vuestros blogs, de no tener un libro electrónico, de llevar mil libretas con mil cosas apuntadas en cada una para luego dejarlas tiradas (bueno esto da igual que me regale un tablet porque seguro que lo sigo haciendo), en fin, porque estoy todo el día enganchada al móvil mirando cosillas, aquí, allá, sacando blogs interesantes, muchas ideas, descargando apps y y dejando el móvil K.O, y me apetece tener un cacharrín de estos. Creo que le voy a sacar partido. 
Mi chico encantado de regalármelo porque le encanta la tecnología y sólo el tener que buscarlo, el comparar unos tablets y otros ya le hace ilusión (yo odiaría hacer algo así). Así que ya tiene el tablet elegido y ¡comprado! jejejejeje, como que le acompañé yo a comprarlo y todo, aunque me quedé fuera de la tienda. ¡Ainss! yo es que soy superpetardil con esto de los regalos y me gusta hacerlos y recibirlos IN TIME*, en su momento justo.
Volvimos a casa, y le obligué a esconderlo. 

Confesión: ayer husmeé un poco por casa buscándolo, pero más con la intención de ver hasta qué punto se había currado el escondite, que con la de encontrarlo para ver la caja. Y se lo ha currado. No lo hallé.


El martes viene mi chico y me dice que su padre (que es otro loco de la tecnología pero que no se entera de ná, que usa el portátil pepino que tiene para leer y hacer excels, básicamente, y para joderlo romperlo de vez en cuando porque da botones que no sabe ni para qué los da...empieza el desahogo ¡¡¡peligro!!!), pues me dice que su padre ha decidido regalarle a su madre (70 y...años) un tablet. Y él tan contento con el regalo también.
Sí, sí un tablet para su madre, que usa el móvil a duras penas...uno del siglo pasado, claro. Su madre que no usa el ordenador para ¡nada!, ni maneja internet, ni sabe hacerlo, ni tiene ni idea de lo qué es una wifi, ni el facebook, mucho menos android, aplicaciones, descargas ¡¡¡nada!!! pero ¡¡nada de nada!! Lo que pasa es que como ellos (padre e hijo) son unos flipaos de la tecnología (el hijo con conocimiento de causa) pues están todo el día machacando a su madre con que aprenda, con que se compre esto o aquello y la madre, a todo dice que sí...Sí, sí me encantaría aprender...(pero lleva 3 años deseando aprender...sin aprender....yo creo que eso es más bien un "paso ampliamente de este tema")
En fin, pues el padre dice que el regalo va a ser un tablet. Y le pide consejo al hijo.
El hijo, que seguro que ya le habia contado que a mí me iba a caer un tablet estas navidades, dice: Ah, pues el de Perri es estupendo. Lo que pasa que los hay más baratos y para mamá....
Y el padre: No, no si el dinero no es problema.
Que traducido significa, hijo, vamos a matar moscas a cañonazos, pues compremos el cañón más grande. Y deciden comprarle el MISMO TABLET QUE A MÍ.
O sea el mismo tablet para alguien que ni putirrifuá de fuá que a una tía que prácticamente se pasa 8 horas diarias (como mínimo) pegada al ordenador, que usa las redes sociales, que es bloguer (de escritura y de lectura), que edita videos, fotos, escribe, que busca ¡casi toda la información del mundo en la red!, que sabe de informática, que sabe de internet, que sabe de que va esto...que controla...Y yo flipo. Y me cabreo. 

Le digo a mi chico que se dejen de chorradas de regalarle a la madre lo que a ellos les gusta y piensen más en lo que le puede gustar a su madre. Me manda a la porra. Le insisto. Me insiste en que su madre quiere un tablet para....¡¡¡¡VER FOTOS DE CUADROS y luego pintarlos!! y para ¡¡leer libros!!!! Le increpo que si no sabe usar internet cómo va a buscar las fotos de cuadros, ¿cómo? si ni siquiera sabe los nombres de pintores que le gusten...Ella va a un museo, tienda, galería, lugar cualquiera donde ve un cuadro y si le gusta le dice al marido: haz foto y luego lo imprime y lo pinta. Hasta ahora funcionaba así. A partir de ahora....¡¡¡con tablet y a lo loco!!!

Yo insisto con: a tu madre le gustan más los potingues, tiene la casa llena de potingues...Para leer es mejor un e-book y más para según que vistas ya cansadas....con el dinero del tablet le regalo yo un buen bolso a tu madre y le lleno el armario de cremitas...
Mi chico me dice que me calle. Me calló, un poco después de lo que él quisiera, pero me calló. Porque me doy cuenta de que tengo un ataque en toda regla de envidiaitis complicándose con una  rabiatitis aguda severa, porque le vayan a regalar lo mismo que a mí. Porque yo quiero que ese regalo sea para mí, en exclusiva. Porque me parece que regalándoselo a alguien que no tiene ni idea de qué hacer con eso, a no ser que sirva como tabla de cortar chorizo, le quitan el supervalor que para mí tiene. Porque me jode, y esta vez no lo tacho, que un regalo que para mí, es un esfuerzo económico, un desembolso importante, un lujo ¡así de claro! ¡¡un lujo!!  para mi suegro sea una chorrada, algo que hace porque sí, porque me da la gana, porque se me ha pasado por la cabeza y punto. 

Total, que mi chico, que es un encanto, al final habla con el padre y le comenta las dudas: mira a ver, no vaya a ser que mama prefiera otra cosa, que el tablet igual le viene un poco grande, que no va saber manejarlo...Y el padre cede y le consulta a la madre. Y la madre dice:

¡¡¡¡QUE ELLA QUIERE UN TABLET!!! 

Y yo cojo, me coso la boca, me meto en mi cuarto, me abrazo a la almohada y me pongo a gritar sordamente, porque esto me parece una injusticia y sobre todo ¡¡¡UNA IMBECILIDAD DE MARCA MAYOR!!

Y lo que os digo, y llamadme lo que queráis, es que hay gente, a la que no le habría venido mal pasar un poquito de hambre para apreciar un poco más el valor de ciertas cosas. Mis suegros son buenas personas, pero tienen cosas de bombero torero. 

El tablet suegril está comprado. Es el mismo que el mío. Comprado en la misma tienda. Yo me negué ayer a acompañar a mi suegro y a mi chico a comprarlo, ¡faltaría más! Lo voy a ver el día de nochebuena, el mío no lo tendré hasta reyes....Me han quitado de un plumazo la ilusión, al menos de ver el mío por primera vez. Y me dice mi chico que ya le diré ¡¿yo?! a su madre como va lo de los libros, e-books...¡¡¡ni de coña!!! quién quiera peces, que se moje el culo. No querías tablet....¡¡¡pues te las apañas!!!

Se que ellos no han hecho esto con ningún afán de fastidiarme a mí, es más ni se les pasa por la cabeza que yo piense de este modo. Quizá me deja en mal lugar, y parezco una ruin diciendo estas cosas o sintiéndome de esta manera. Pero, en serio, yo veo las cosas desde otra perspectiva. Creo que tener un tablet para ver 3 fotos es una solemne tontería y mucho más comprar un cacharro que te sobra por todas partes. Ya se que se lo pueden permitir, que no les supone un problema, pero no es eso. Es algo más. Es responsabilidad, es no querer ser tan mega guay, que a lo mejor a todo el mundo no le hace falta tanta tecnología para vivir. Que igual no hace falta ser el más moderno en nada. Y sobre todo, si tanto te interesa, preocúpate primero por aprender, por ver si además de interesarte, te gusta, y entonces da el siguiente paso. Igual yo tengo mentalidad de pobre. Pero me parece que si empiezo la casa por los cimientos me va a a durar más. (La tía, hermana del padre, tiene un Ipad, lo usa para jugar al solitario...El nuestro no es Ipad. Eso ya sería demasié).

(Al año que viene de Reyes me pido un vibrador y me evito estos disgustos...)

Cariño, tu nunca lees mi blog, pero si te diera la idea y acabaras leyendo esto, no me lo tengas en cuenta, tú sabes que perfecta no soy, que tengo mis defectos. Tus padres son muy majos y eso...pero a veces se pasan de maduros. Los míos también tienen lo suyo, of course*


* inglis pitinglis dedicado a Bettie y a Lya

2013, un año encadenado.

Toca hacer balance, y tal y como preveo que tengo mi vida social de aquí a final de año, creo que más vale que vaya haceindo examen de conciencia ya, porque voy a andar un poco ocupada en breve. Con las fiestas y las digestiones largas, sobre todo. 

El primer reto que me propuse en 2013 fue correr. Un cheque regalo de Decathlon tuvo la culpa de que a finales de enero me lanzara al super reto de correr un minuto seguido. He corrido durante todo el año, todas las semanas, todas, que se dice pronto, un mínimo de dos días. El día 30 correré la San silvestre de Perripueblo y se que cuando terminé esos 2500 metros lloraré. Vosotros y yo sabemos que ese llanto será de puro orgullo por haber sido constante, por el esfuerzo y por las satisfacciones que el correr me ha dado. Reto superado.

Reto superado y totalmente vinculado con el de correr, también ha sido el de adelgazar. Un propósito que llevaba más de 4 años resistiéndoseme. Acabo 2013 con 10 kilos menos que con los que lo empecé. Otro motivo más para sentirme orgullosa.

Otro motivo más para sentirme orgullosa de este 2013 ha sido mi taller de narrativa. A pesar de que hubo un momento en el que vi que aquello no era como lo esperaba, no dejé de ir y no dejé de escribir, que es lo más importante. Hice los ejercicios, me apunté a la jornada de poesía y mi recompensa llegó el día que leímos parte de nuestro trabajo ante la gente y al salir, más de uno, me dijo que mi relato le había encantado. 

Me dijo que mi relato le había encantado mi nuevo profesor de narrativa. Sí, ahora voy a otro taller, que por cierto acaba mañana. Uno muy sencillo, muy simple, donde vivo, muy reducido, pero que me ha encantado hacer. Ha sido una actividad de viernes por la tarde genial. He escrito un relato, al que le falta mucho para ser literatura, pero en el que me propuse el reto de escribir algo de intriga y creo que me ha quedado muy decente. Aunque en este campo de la escritura toca seguir esforzándome mucho y mejorar mucho más.

Toca seguir esforzándome mucho y mejorar mucho más en mi voluntariado al frente de una taller de español para alumnos inmigrantes. Cierro este casi mes y medio que llevo de andadura algo desanimada. Se me escapa un poco de las manos todo: la programación didáctica, la motivación, el saber enseñar. No tengo la sensación de que los alumnos hayan aprendido nada. Por otro lado el tema es bastante complejo porque no contamos con apoyo del instituto así que difícilmente creo que podemos mejorar mucho. Me doy por satisfecha porque lo paso bien, porque he conocido a un grupo de adolescentes chinos que me hacen reír y porque, una vez más, en 2013, he sido constante en algo. 

Una vez más en 2013 he sido constante en algo. En quejarme, en protestar, en no dejarme llevar por la situación, en no callarme ni debajo del agua. Y en ello pienso seguir. 

Y en ello pienso seguir, en tener proyectos, por pequeños y ridículos que sean, porque a pesar de que no he trabajado, o sea que no he ganado dinero, creo que este año ha sido bueno para mí. Me he superado y he logrado algunas cosas. He sido feliz con lo sencillo, he disfrutado y he procurado, sin dejar de pelear por lo que creo y considero justo, apartarme en algunos momentos de una realidad que no es en absoluto como me gustaría. 

Una realidad que no es en absoluto como me gustaría, y en la que sin duda, a pesar de todo, yo de momento soy afortunada, así que no puedo dejar de pensar, y dedicar unas palabras a mucha gente que aunque desearía en lo más profundo de su ser disfrutar de los placeres sencillos de la vida como son ver amanecer y ver anochecer, no pueden porque les faltan fuerzas, porque les están machacando, porque no tienen qué llevarse a la boca, porque no pueden  ni siquiera tener ilusión. 







Dos películas agradables para navidad.

A veces te pones a ver una pelicula y lo único que buscas es relajarte un rato, ver cosas bonitas, sentirte a gusto, decubrirte sonriendo, querer tener una casa así, un pijama así, una sonrisa así, un novio así, una personalidad así...A veces las pelis más tontas, o anodinas, te pueden hacer sentir genial. Eso me pasó a mí ayer con una peli que pusieron en la tele, The holiday, (Vacaciones), una peli que ya había visto, pero que, en contra de mi chico, decidí que era la ideal para ver ayer noche. Y qué quereís que os diga, si alguna vez os habéis sentido un pelele en manos de un hombre (hablo en mi género que me resulta muy difícil eso de hablar en doble modo masculino-femenino), si alguna vez un tío os ha tenido como el perro del hortelano, si alguna vez habéis suspirado por un tío, lo habéis ido dejando todo por él, os habéis ilusionado porque después de pasar de vosotras un tío os llama a las 7 de la mañana...en fin, si alguna vez, os habéis dejado de querer un poquito a vosotras mismas, esta peli reconforta y da muy buenas ideas. No es profunda, ni reflexiona a tope, pero tiene cuatro frases geniales, tiene los puntos justos para que se despierte en tí ese lado: " YO LO VALGO" y sólo por eso merece la pena verla.
Pero además si os gusta la ternura, hay ternura. Si creeís que estar sola en una casa de campo, leyendo, cuando afuera hace frío de narices, tomando un chocolate y con un ropa Homewear monísima, os parece un plan genial, ¡esta peli es vuestra película! Aunque si preferís una enorme casa en Hollywood, con todos los lujos, con su piscina, con sus vecinos adorables, ¡esta es una buena pelicula!
En fin si queréis o necesitáis un momento moñas, esta comedia está para eso. Para verla con una mueca en la cara. 
A mi chico, no le gustó, advierto. Él para pasar estos momentos así, prefiere una de acción o de robos a lo grande. Yo esas las detesto. Donde esté una bonita comedia romántica que se quite todo. 


Y la que gusta, sin duda, a unos y a otros, y es indispensable en estas fechas es: 
LOVE ACTUALLY. Tenéis que verla. 








Una postal de navidad

Llegó a casa despues de hacer la compra. En la panadería de abajo me compró una barra porque tengo antojo de pan. Abro el buzón. Entre una carta de mercadona y otra de asuntos de trabajo de mi chico se esconde un pequeño sobre, con mi nombre escrito a mano en una letra preciosa. Es una postal de navidad. Sé de quién es, aunque es la primera vez que veo su letra. Pienso que posiblemente es una de las caligrafías más bonitas que he visto jamás. Subo a casa, dejo el resto de las cartas en el recibidor de la entrada y me llevo la mía. Mi intención es descargar la compra, coger una pizca de pan y leer mi postal mientras degusto ese manjar. Pongo la tele. No vacío el carrito de la compra. Cojo el pan. Abro la carta, tras mirar detenidamente el remite, la dirección, el matasellos. Además de la letra, ahora se de donde es. Abro la postal, pequeñita, sencillísima y me encuentro una dedicatoria escrita a varios colores con esa caligrafia tan especial. Parece de terciopelo, casi como la voz de quien la ha escrito. Me emociona sentirla a través de esa pequeña postal navideña. Saboreo el pan, saboreo las palabras que me dedica. Gracias, digo al aire, como si ella pudiese escucharme. En la tele un matrimonio con dos hijos cuenta que están a punto de perder su casa. Uno de sus hijos de tres años tiene leucemia. Me acuerdo de esos que estas navidades comerán más de lo que sus cuerpos pueden tolerar, recibirán extraordinarios  regalos que serán incapaces de apreciar, decidirán apretar un poco más a los cuidadanos que les votaron, se reirán a carcajadas de ellos mientras tomen las uvas, sus mandibulas deben desencajarse cuando recuerdan sus propias palabras torpes en ruedas de prensa pensando en lo inútiles y lo malvados que son y en cómo hay gente que todavía se parte la cara con sus amigos por ellos. Les maldigo, les deseo que todo el mal que ellos hacen se les multiplique a ellos y a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Decido sentarme ante el ordenador a escribirles, a condenarles, a escupirles en sus caras. Me siento impotente. Me pregunto que sentirán ellos al ver a esta gente. Mientra escribo me voy cabreando más. No me salen las palabras, solo insultos inundan mi mente y mi boca. Salen a borbotones por mis dedos, pero no quiero ponerme a su nivel. Pienso en mi postal, en la bondad de algunas personas, en que hay gente que puede estar perdiéndolo todo pero sabe ser feliz. Solo eso me consuela. Que a pesar de todo, ellos, sean unos infelices y que no tengan ni idea de lo que es sentirse la persona más especial del mundo por haber recibido una postal, escrita  a mano, de una persona a la que nunca has visto, pero a la que consideras tu AMIGA. 


Calendarios solidarios, el terror de las cocinas.

Es tiempo de calendarios y de solidaridad. La mezcla de ambos nos da la moda más angustiosa que he visto últimamente: el calendario solidario de gente semi-desnuda. 
Me vais a permitir criticar esta moda narcisista y falta de buen gusto, porque según mi percepción personal, en este país hay mucha gente que se ha quedado frustrada por salir en una portada del playboy, de la Menshealth o si nos vamos al género patrio de la Interviú. No se trata de tener mejor o peor cuerpo. De ser más o menos guapos. Se trata de buen gusto. Se trata de un poquito de por favor que decía el portero. No todo el mundo puede salir semi-desnudo en una fotografía y pretender salir airoso. La verdad que no. Y no es solo cuestión de saber posar, es que también hay que saber hacer fotos de gente en semipelota.
Me pregunto si estos calendarios, que rozan el porno casero en muchas de las ocasiones, venden mucho más (esa es la razón que argumentan para hacer estos engendros, las ventas masivas) que si se hiciera un calendario de bonitos paisajes del pueblo en el que falta una escuela, o si pusieran dibujos de esos que hacen los niños pequeños y que son tan geniales, o incluso si las mujeres que aparecen ligeras de ropa se vistieran de diferentes maneras: de muñecas de nieve en invierno, de arbol frutal en primavera, de balones de playa en verano, de racimos de uvas, de tableta de turrón, de cirio pascual...Si el fin de algo es la solidaridad, sólo la palabra ya nos invita a echar una mano y llevarnos uno de esos calendarios a nuestra casa, sabiendo que incluso lo vamos a colgar en nuestra cocina, a la vista de todo el mundo.

¿Pero me quiere alguien explicar, en qué cabeza cabe, que una ponga en su casa algo así?

Calendario solidario comisaria de Girona


Calendario solidario madres del colegio Montserrat


Calendario solidario estudiantes de medicina de la Vall de Hebrón



Calendario solidario madres del colegio Montserrat


Calendario solidario madres del colegio Montserrat

Calendario solidario madres del colegio Montserrat





CORRER 7: A por la San Silvestre.

Acabo de apuntarme a la San Silvestre de mi pueblo. La primera carrera que voy a correr. Para la mayoría de la gente que corre esto será una chorradez de carrera, pues son 2500 metros, así que ¡ale, hasta luego, este no es tu blog en el que encontrar información sobre corredores a tope!
Y es que no, yo no soy una runner, ni una super corredora, ni estoy obsesionada con correr más deprisa, más tiempo y más fuerte. ¡Para nada! No me interesa ni siquiera participar en carreras, aunque alabo a algunas personas que lo hacen. No es lo mio, la competeción nunca ha sido lo mio. Ni jugando al parchis (que por cierto me aburre un montón ese juego ¡ufff! que tortura) he sido competitiva. 
Pero....mi afición por correr se desató el año pasado, cuando vi al cantidad de gente que iba a correr en la San Silvestre de mi pueblo y dije, con mis 81 kilazos encima: el año que viene corro yo. Y me puse manos a la obra. 

En casi un año de entrenar, de aprender a correr, de conocer mi cuerpo he descubierto varias cositas. 

1. Que me cuesta mucho correr deprisa. No solo por cuestiones de subida de pulsaciones, que también, enseguida me suben demasiado, sino por mis patitas, me cuesta dar pasos amplios, no avanzo. Jamás, jamás, jamás, corriendo ¡he adelantado a nadie! Me adelanta todo tipo de gente. Sí, amas de casa que aparentan ser mayores que yo, ¡también! Y, por supuesto, hombres ¡mucho más mayores que yo!
2. Que correr me mola justo cuando termino de hacerlo. Cuando termino de correr. Pero que antes, me cuesta  un montón ponerme. 
3. Que hay gente que se obsesiona un huevo. En serio, correr una maraton, me parece tan perjudicial para la salud como pillarte una borrachera del 90. 
4. Que el calor me va fatal para correr y que con el frio voy mucho mejor. 
5. Que correr no es para todo el mundo. ¿Sí lo es por lo a mano que se tiene? ¡ja! eso tampoco es verdad, a no ser que te apetezca correr por la ciudad, entre semáforos, gente, gentuza, caca de perro....No, yo para correr tengo que andar 2 km, llegar a un sitio adecuado para ello y luego ya corro. No es tan fácil. Tienes que proponértelo, salir a correr y ser constante. 
6. Que estoy orgullosa de mí por haber logrado correr, como mínimo 2 días por semana, todas las semanas, desde finales de enero (solo he parado 3 semanas en noviembre porque me lesioné,  me dolía muuuucho una rodilla y la lesión no fue por correr, fue porque me pasé una mañana entera de pie haciendo tartas y yo tiendo a poner muy mala postura)
7. Que todo mi orgullo se desvanece cuando alguien que no corre sale un día y aguanta 25 minutos ( a mí todavía me cuesta...) y también se apuntan a la San Silvestre a ver qué pasa, como si correr fuera una cosa chupada....


Conclusión: 
Durante este mes me voy a entrenar para la San Silvestre. No quiero llegar la última. Se acabó no ser competitiva, ¡joder!. 
La carrera es corta, pero acaba en una cuesta ¡cojonuda! son unos 300 metros cuesta arriba, ya sabéis de esas cuestas de pueblos castellanos.

 ¿Algún consejo?

PD. Hace una año iba con 81 kilos encima, este año voy con 10 kilos menos. Y no me he privado de nada. Dicho queda.

300 euros por hacer porno

Parece ser que estos últimos días  ha habido gente escandalizada y muy ofendida , incluso ha salido en los telediarios, porque en la  universidad de Málaga se han puesto unos  anuncios buscando mujeres, entre 18 y 30 años, para hacer porno amateur por el precio de 300 euros, pagados en mano.

Una de las  indignadas- críticas que he escuchado decía que se aprovechan de mala situación económica que atraviesan los estudiantes (y sus familias, supongo) para ofrecerles este tipo de trabajo.

 Y yo pregunto, qué es más denigrante, que te paguen 300 euros en mano, por ser atractiva, sexy, fea pero con un buen par o lo suficientemente deshinibida   para hacer pornografía,  o que te ofrezcan un trabajo de becario, en el que te exijan:
Estar cursando Master en PRL o Modulo Superior en PRL
- Disponibilidad horaria en turno de mañana
- Posibilidad de realizar convenio de Prácticas con entidad formativa
- Disponibilidad de permanencia en puesto de al menos seis meses

y te ofrezcan:
Se trata de una beca no remunerada
- Se ofrece formación altamente especializada orientada a diversos sectores dentro del área de la PRL
- En función del proceso de aprendizaje el becario podrá ir asumiendo mayores responsabilidades
- Posibilidad de ampliar beca según posibilidades de convenio

¿Esto no es aprovecharse de los recién titulados? ¿Y que me decís de esos trabajos en los que te piden de todo, te pagan una mierda, te tratan fatal y encima tienes que andar dando las gracias porque te han dado curro? ¿Eso no es denigrante? Y que una empresa como FCC que está forrada de dinero, decida de repente hacer un ERE y bajar el sueldo de todos sus trabajadores a la mitad, llamémosles basureros, porque se les pone en la punta de la polla que ellos quieren pagar menos, porque los basureros no merecen más ¿Eso no es denigrante? 

¿Qué es mas denigrante, poner un anuncio en una universidad pidiendo actrices porno o mentir en un telediario, a sabiendas de que mientes, y ocultar información como parece ser que han estado haciendo en Canal 9 algunos profesionales de la información a lo largo de varios años?

¿El sexo es denigrante? ¿Es denigrante ser actriz porno? ¿Lo denigrante es que pongan el anuncio en un universidad? Para mí, lo más  denigrante en una universidad es que  no pueda estudiar toda la gente que lo desea. Lo denigrante es que la calidad esté bajando a unos límites, que para ahorrar, contratamos profesores asociados, que nos salen muy baratos, aunque su sabiduría no de mucho de sí y no aporten nada nuevo a los futuros universitarios. Lo denigrante es que en universidades excelentes, como es el caso de la Facultad de Letras de Murcia, las cátedras de los catedráticos que se jubilen vayan a desparecer con ellos y que sus mejores alumnos, con brillantes expedientes académicos y doctorados de llorar, de temblar de gusto, se tengan que ir fuera de la universidad en la que se querrían quedar porque están pagando ellos por enseñar. 

¿Es más denigrante un anuncio para  hacer porno en una universidad que escuchar a Rajoy diciendo que Fabra es un ciudadano ejemplar? 

¿Es más denigrante ponerte en plan guarrona delante de una pantalla  y ganarte las alubias, o un bolso del que te has encaprichado, o pagarte la matrícula de una asignatura con tu sudor (venga de donde venga ese sudor)  que poner cuchillas en la verja de Melilla y afirmar, como dice el ministro de Interior, que las cuchillas solo causan heridas superficiales y que son un método disuasorio? ¿Es más denigrante ser actriz porno, que católico apostólico y romano pero pensar que unas vidas valen más que otras?

¿Es más denigrante hacer porno porque a una le apetece llamar a ese anuncio que ha visto en la universidad, porque se considera una tía sexy, segura, provocativa, buenorra y un poco o muy guarrona que escribir y editar un libro que se titula "Casaté y se sumisa"?

Lo del anuncio para hacer porno es una gilipollez, de verdad.

Blue Jasmine. Altas expectativas no cumplidas.

Este fin de semana hemos ido al cine. ¡tirando la casa por la ventana! yujuuuu
Hemos visto Blue Jasmine. Digamos que nos apetecía verla, pero la elección fue más de la peli a nosotros que nosotros a la peli. Esto es así porque nos apetecía ir a un cine en la ciudad, no en el centro comercial de turno, donde es insufrible, para mí, ir a ver una película y más un sábado. Eso es una guardería, una sala de frenéticos, en fin... que ¡seré raruna! pero a mí me gusta la sala de cine, pero sin gente. O al menos con menos gente de la que cabe en un supercine de esos. 
El cine más decente de la ciudad proyectaba Blue Jasmine y allá que nos fuimos. Cargados de expectativas. Allen, Blanche....

¡Pues a nosotros la película nos pareció floja! 
Personalmente no me gustó, me dejó fría. No me transmitió nada nuevo, excepto que la ropa pija sienta muy bien a las rubias. Fijaos el nivel. 
Esta peli está teniendo unas críticas acojonantes, muy buenas en la red. Yo os  voy a contar algunas razones por las que a  mí no me dejó satisfecha.

A partir de aquí hay spoilers.  

EL VEROSÍMIL
Sí, ya estoy con el temita del verosímil, pero oye, es que una estudió narrativa audiovisual y a una eso del verosímil fílmico le marcó. Tengo obsesión con que las pelis o los libros que veo y leo (y con lo que yo escribo) cumplan con la verosimilitud. Que no me timen con la historia y el desarrollo, que me lo crea, que lo que pasa me enganche porque me parezca creíble. No me gusta sentirme timada pensando ¡Venga ya! ¿y eso por qué? 

Pues señor Woody Allen, ¿Y eso por qué? me refiero a por qué una hermana, que ha sido tratada como el culo por su hermana mayor, rica perdida, de repente la acoge en su casa sin un mínimo reproche, sin una mínima mala cara, sin una mueca de "me fastidia que estés aquí un huevo, pero como verás yo soy más digna que tú  a pesar de no llevar el barrio de Salamanca encima"

Y eso por qué me preguntaba cuando la Blanche, la pijísima venida a venos, de repente despierta en un tío, en cuestión de...¿cuanto puede durar una fiesta?... ¿2 horas como mucho?, con solo verla entrar en una casa, deseos de casarse con ella. Cómo es posible que pasemos, sin evolución ninguna de...¡desde que te he visto he pensado quiero conocerla! a ...¡casaté conmigo, vámonos a Europa a vivir 2 años, luego volvemos, tenemos hijos y yo me presento a congresista. Estoy forrado perdido, vente conmigo nena!. Así, porque sí, porque hoy es hoy. ¿Pero que invento es éste?, que diría la difunta Sarita Montiel. No hay desarrollo, ni evolución de la historia, ni profundizar en el personaje de él. Nada. Una mera excusa para que pocas escenas después, yendo a comprar el anillo de pedida, en la peli no pasará ni un mes, alguien le descubra al maromo que la tipa pija le ha engañado, le ha mentido y ella se quede solipei. 

La mentira y el abandono...¿y eso por qué? vamos a ver, si el tío ese forrao perdido, según parece, se ha enamorado locamente de ella, según parece, pura pasión, porque se ha prendado de ella en un golpe de vista, ella le ha mentido en algo puramente estético...vamos que no le ha querido decir que está arruinada porque su marido era un corrupto y ella lo delató, no ha querido reconocer que es una perdedora, pero él ¡zas! ah no, maja....¡¡ni explicación ni nada!! se me ha pasado el amor. Plufff....no me lo creo Allen y eso es porque al susodicho personaje, al tío forrado, le falta personalidad. A mi no me queda claro si iba con buena intención, él, si realmente la quería a ella o lo que le gustaban era su bolso Prada y su cinturón Chanel, no se...a ese personaje le falta un hervor. 

Hablando de LOS PERSONAJES
Son planos. Tópicos. No evolucionan. Ni siquiera evolucionan en no evolucionar. No les pasa nada. Ella es pija, pijísima, enganchada al alcohol y las pastillas ¡algo tan raro entre esa gente...gentuza...Vamos la Nati Abascal del Park Avenue, jajajajajajajaja! Basicamente es imbécil.  A  mi me lo resulta, no empatizo con ella, en ningún momento. No me resulta graciosa. Apenas me reí en la peli. Hubo muy pocas risas en la sala del cine, la verdad. Y, sí, en alguna ocasión, me pregunté: ¿de qué se ríen? no pillé la broma.

 La hermana es buena, un personaje bueno, buenísimo: da cobijo a su hermana aunque está le haya ignorado toda la vida y se haya avergonzado de ella no solo le da cobijo, sino que se pone a su servicio: si insulta a su novio, se calla. Si hay ruido en su casa, echa a los amigos. Si tiene que acompañarle a una fiesta, le acompaña...Vamos que es La Cenicienta. Ni un  mal gesto, ni un grito, ni un ¡vete a la mierda maja!, nada. Bueno sí, al final de la peli, pero porque de alguna manera Woody tenía que acabar aquello. Personaje plano. No me vale. Este guión es de Woody Allen, según algunos una peli magistral. No lo comprendo. Es el segundo personaje más importante de la peli, no lo olvidemos. 
El novio de la hermana, otro personaje planito. Un macarra, tontico, cortito, pero otro buen chico. Le da la inteligencia para pasar el día, pero tampoco tiene lado malo. Ni una manía, ni un punto discordante. Quiere a su chica y lucha por ella a pesar de todo. O sea, el príncipe de Cenicienta, pero a lo cutre. 

No son creíbles. Les falta mucha profundidad. Les falta evolución, les falta vida y les sobra tópico por todos los lados. 

LA HISTORIA
Pues la historia es....para ¡echarte a llorar! Una mujer muy rica lo pierde todo, intenta empezar una vida nueva en un mundo totalmente contrario al que ella conoce en su pijez y no se adapta. Ohhh Woody, ¿tengo que rendirme ante esto? Una espera un giro, un golpe de guión, una vuelta de tuerca, una reflexión que te deje pegada en el sillón del cine. Te dices, fijo que esto no puede ser la tipica peli de chica rica vieve en barrio cutre y descubre lo genial que es y lo autentico de la vida de los currantes, y por suerte no lo es, pero...¿qué es entonces? Según va pasando el tiempo piensas: en la siguiente escena seguro que flipo y por lo único que alucinas es por lo guapa que está Cate Blanche, y lo fea que está la hermana. El contraste entre ambas, es brutal. Claro que el mérito es de vestuario y peluquería, no de guión. 


En fin, que a mi la peli me parece bastante floja. Está bien hecha, faltaría más. La fotografía genial, claro es de Aguirresarobe, ¡Montoro busque en su enciclopedia, que este director de fotografía es del cine español!, Cate Blanche está muy bien, es guapa, es buena actriz y se le da muy bien hacer muecas cuando bebe mucho. No, en serio, ella está bien, aunque su personaje sea tan planete. 


PD. Lo mejor de la peli, como he leído por ahí, es esa asociación que inconscientemente se hace entre la prota y la Infanta Cristina...o con Ana Mato (aunque ya quisiera la Mato ser, al menos, guapa y estilosa)

PD2. La red está plagada de excelentes críticas a esta película. Me ha costado mucho encontrar una mala, curiosamente coincido con Carlos Boyero, algo que no es muy usual, pero en este caso coincido al 100%. He leído su crítica después de escribir la mía, puntualizo.

La radio y este blog unidos por mi miedo a conducir



Tenemos coche nuevo, pero ¡no! nuestro cambio de coche no ha venido motivado por haber recibido una carta de la DGT advirtiéndonos de que estábamos en peligro por viajar en un vehículo que tenía 15 años. ¡Vaya recochineo el de algunos

Nosotros tenemos coche nuevo porque mi chico llevaba ya un tiempo, más de 2 años, queriendo tener coche nuevo. Dándole vueltas a su nómina, a sus ahorros, a sus cosas. Mi chico ademas quería un coche nuevo especial. Uno en concreto. No le valía cualquier coche nuevo. Tenía muy claro cual deseaba, y sólo ese iba a ser su coche. Al final lo ha conseguido. 

Justamente esta semana ha hecho un año que yo no conduzco. Los que me seguís, sabéis que tengo miedo, o he tenido, miedo a conducir, amaxofobia se llama actualmente. Lo intenté superar, pero como estas cosas de la mente y de los miedos tienen mil formas de aparecerse ante tí y te comen el tarro y te hacen creer que tú eres incapaz de hacer lo que acabas de hacer, al final la cosa derivó en que dejé de conducir, por miedo. No solo miedo a tener un accidente, también miedo a hacer el ridículo, miedo a no saber aparcar, miedo a entorpecer el tráfico...miedo a todo. 

El blog, es un lugar en el que te pueden ocurrir muchas cosas chulas. Una de ellas me ha ocurrido hace poco. Un buen día recibí un comentario en una de mis entradas, ésta. Un programa de RNE se ponía en contacto conmigo para que les diera mi testimonio de cara a uno de sus programas, uno en el que iban a tratar los miedos. Me llamaron varias veces, debo decir que unas chicas super amables, me dio gusto hablar con ellas, (más bien parecía que estuviera hablando con psicólogas que con periodistas), al final (días después de la primera llamada, ya que decidieron tratar la amaxofobia como un miedo en sí mismo) me grabaron algunas declaraciones para su programa: La observadora, conducido por Teresa Viejo, que se emite los domingos de madrugada.
Para mí, como amante que soy del medio radio, ha sido un honor poder aportar mi testimonio. Al igual que lo hice en el blog, lo cuento porque en su momento yo superé ese miedo y me apetecía mucho hacer saber al mundo que eso, que seguro le ocurre a mucha más gente que a mí, se puede superar. Pero también  me apetecía contarlo desde la perspectiva de que esto no es algo raro. Que si te pasa, te pasa y que no eres la única persona que sufre por tener que coger el coche o simplemente, por ir en coche. 

Si alguien quiere escucharlo, os dejo el enlace al programa al final del post. Time code: 01:34:40. Es muy cortito.

Seguramente ya no me lean, pero quiero agradecer a las dos chicas que me llamaron, Ana Ferrandis y Julia Murga, su amabilidad. Ambas se preocuparon por lo que me ocurría, incluso me animaron a que no lo dejara, que me enfrentase a lo de conducir porque estaban seguras de que lograría superarlo y, además, mostraron interés por este humilde blog. Me gustó mucho hablar con ellas. Y sobre todo me gustó saber que mi blog, durante unos días, estuvo unido a la radio, RADIO CON MAYÚSCULAS. Eso me emocionó.
Gracias por leerme, a todos.


La observadora - Vivir con los ojos cerrados - 18/11/13  Pincha aquí para escucharlo.



ANDE O NO ANDE, DECLARACIÓN DE AMOR A LO GRANDE

Hace poco más de una semana estuve en Cheste, en el gran premio de motociclismo. Era la primera vez en mi vida que iba a un circuito de motos y la experiencia fue ¡alucinante! Dejando de la lado la pésima organización, por lo menos del sábado y por lo menos de algunos agentes de la DGT, que hicieron que algunos nos perdiésemos parte de las carreras o entrenamientos por no saber informar acerca de cómo llegar al circuito. Tenía que decirlo. 

Las carreras fueron geniales, no tiene nada que ver a seguirlas en la tele, que es donde mejor se ven, pero allí se viven de otra forma. No creo que esté descubriendo nada a nadie, es lo mismo que un concierto, que el teatro, que el fútbol...
Yo, que no soy una aficionada de pro al motociclismo, sino que me dejo llevar por el entusiasmo y la motivación que me transmiten los pilotos que hay actualmente, sobre todo los españoles y por encima de todo Marc Márquez y Jorge Lorenzo, lo pasé genial. Disfrute un montón. Me emocioné y sufrí a partes iguales. Pero no venía yo a contaros lo chachi de mi peripecia por el circuito Ricardo Tormo, no, ¡oye! que me encantaría contároslo, pero que se que os iba a aburrir intensamente. Vengo a contaros una cosita que ocurrió en el circuito y que no tiene nada que ver con las motos. Tiene que ver con esta manía, a mi modo de verlo, moñas y un poco ridícula, de declararse o de pedir matrimonio que se ha puesto tan de moda últimamente. 

LA PEDIDA DE MANO MULTITUDINARIA

En pleno circuito y justo antes de que empezase la carrera de GP, creo que era GP, los speakers, los locutores del circuito, preguntan por alguien. Una chica. Dicen algo así como que hoy aqui, en este circuito en la grada verde (en la que estaba yo por cierto) hay una chica, que se llama "Gromenauer peich"

Y los locutores siguen, a ver...¿donde esta Gromenauer? y ella saluda, la gente grita y esto acaba con que los locutores del circuito dicen que el novio, que está con ella quiere pedirle que se case con él, delante de los 104.441 espectadores que estábamos en ese momento en el Ricardo Tormo. 
La gente empieza a gritar, en su mayoría, al menos los que yo tenía cerca, chiflan y dicen: "¡¡DI QUE NOOOO!! ¡¡DI QUE NO!!!" 
Imagino que Gromenauer diría sí a su novio, (estábamos en la misma grada, pero lejos, que aquello es mugrande) se darían un besito y ¡alé! ridiculo hecho y anécdota para los hijos, nietos, o... para la futura mujer o el futuro marido de estos dichosos novios.....Porque...¿quién os dice a vosotros que esta pareja tan "desmesurada" no se terminará rompiendo algún día a pesar de semejante manifestación pública de amor? 

(Destaco que los locutores del circuito, terminaron diciendo algo así como que no les pagaban lo suficiente como para hacer estas cosas, lo que en Roman paladino significa: "No sabemos porqué tenemos que hacer el tonto de esta manera, nosotros hemos venido aquí a hablar de motos")

Y es que amiguitos y amiguitas en esto de las modas moñas somos imparables. A mí desde luego estas demostraciones de amor a lo "XXL" no me gustan nada. Me parecen ridículas y estar en medio de una de ellas, como el otro día en Cheste, me hace sentir mucha vergüenza ajena. No creo que sea porque no soy sentimental, porque lo soy. Es porque no le veo la gracia a esos gestos grandilocuentes. He visto ultimamente, publicado por ahí, gente que se declara en el cine, o un tío que ha preparado un video, insufrible de largo y petardo que es, a  su novia, megaguapérrima, igual que él, ambos modelo de pareja super-perfecta...¡ainsss que cansino!, que cansinez mostrar eso al mundo, en serio. ¿Os queréis? ¿La amas, la adoras? Pues qué bien, por vuestra felicidad personal, genial para vosotros, pero es que a mí vuestros amores ni fu, ni fa. Que yo he ido al cine a ver la peli. Que he ido a Cheste a ver a Lorenzo y a Márquez. Que no me apetece ver la pelicool de los pijicos monos declarando su amor, que para eso me pongo Oficial y Caballero que esa sí me mola. 

Y luego, para qué tanta demostración amoruna. Fijaos en esta foto que pone Pseudosocióloga en su blog es muy ilustrativa ¿no? 

Me pregunto, ¿si estas parejas acaban mal, harán la rectificación pertienente de la misma manera? 
Quién sabe, quizá dentro de unos años, vuelva a Cheste y este allí Marianor Mor, el exmarido de Gromenauer Peich, y los speakers digan: 
...hace unos años en la grada verde un hombre le pido matrimonio a una mujer  y hoy ese hombre vuelve aquí a decirle a esa mujer, que estará en su (de él) casa, delante de su (de él) televisor, con sus (de él) hijos, viendo las motos: ¡que ten por el culo Gromenauer Peich, que me has dejado sin nada y que encima no me dejas ver a mis hijos, maldita hija de p...! 
Y el chico megacool, hará un video igual de snob chachis pirulis cuando se separe de su mujer y se quiera casar con otra igual de mona que la primera. ¿Tendrá al final de su vida una supercolección de videos guays declarando su amor a sus ex-mujeres?

Ainsss...esto es como lo de los regalos de boda, que tenía que ser obligatorio devolverlos en caso de divorcio. 

El amor si breve, dos veces bueno. Al menos yo prefiero un susurro en mi oido, una mesa, dos copas de vino y unas palabras solo para mí, un paseo en solitario, una declaración íntima, y no tanta parafernalia. 

Os dejo el video de los guaperrímos, por si hay alguien 
a quién le pueda inspirar.


Y pinchando aquí, los del cine

Fumar perjudica seriamente la educación.

Nos falta educación. Cívica. Nos faltan muchas horas de clases de respeto, tolerancia, educación, empatía. Nos falta educación en clase y sobre todo en casa. 

 Estoy hasta las narices de ser la "aguafiestas" "cortarrollos" "quejica" "polémica" porque se me antoja ser educada. Ayer estaba en una fiesta de cumpleaños, en un pub, o sea en un bar, o sea en un establecimiento público, con más gente a parte de los invitados a  la fiesta de cumpleaños. Un lugar de ocio que a la vez es un negocio. Al que yo voy, me tomo algo, me lo cobran y yo lo pago. Queda claro que no era ni una casa, ni un jardín, ni un bunker antimisiles...era un pub. En determinando momento de la noche, no muy tarde (si es que esto es una excusa para algo, en derecho creo que incluso cometer algún acto delictivo por la noche tiene un agravante, la nocturnidad...desconozco si esto es así o es solo culturilla de series de televisión policíacas), era la 1 de la mañana, aproximadamente. Hasta ese momento, la gente, la que fuma, iba saliendo en grupitos, en parejas, en manada...(hubo un momento que me quedé sola con otra chica en la fiesta) a echarse un pitillo a una terracilla, muy mona, que tiene habilitada dicho pub para que la gente pueda fumar más a gusto y en ambiente. La terraza no es solo para fumar, te puedes tomar las copas o el café o lo que sea, allí tan ricamente aunque no fumes. Eso sí, está al aire libre y si uno, que es no fumador, escoge quedarse allí a tomar algo ya sabe que allí se puede fumar y lo acepta sin problema. Es así, funciona así. A lo que iba. A la una de la mañana, se ve que la gente se cansó de salir a fumar a la terraza. 
Llevaban ya un rato inquietos, algunas chicas, ¡qué chicas! ¡mujeres hecha y derechas! que todas pasan los 40 y...alguna creo que roza los 60 y...le decían a la mayor, la 60 y..., que levantase la veda, que se echase un cigarrito ya. La 60 y...se jactaba de que en su bar, ha sido dueña de uno, se fumaba a cascoporro en cualquier  momento. Conozco el percal del pueblo al que fui al cumple, (y de Murcia en general), y sabía que más tarde que temprano, allí empezarían a encenderse cigarrillos sin miramientos. Y así fue.

 En un momento dado tenía calor y me salí a la terraza con una amiga, su pareja y la mía. Ellos fumadores, nosotros, ya no. Dentro del pub hacía calor (la gente se ha tomado  a la tremenda eso de que venía el frio polar y en pleno limonar  murciano ayer pusieron la calefacción del local-pub). Cuando volví a entrar al pub ya no se podía respirar. Y aquí llegó la cortarrollos de Raquel. Estaba fumando toquisqui. Incluido el DJ del pub. La gente del cumple, casi toda, que parecía aquello mas una convención de fumadores a los que les había faltado el suministro tabaquil durante 3 años, que una panda de "puretas" celebrando el 47 cumpleaños de un amigo. 
Yo me mosqueé, me cabreé, y antes de erupcionar delante de todo el mundo y como sé, por experiencia, que no me sirve de nada, pero de nada, ir a la barra, pedir la hoja de reclamaciones, montar el pollo....cogí mi abrigo, mi bolso y mi cuerpo serrano, melena y jersey nuevos incluidos y me salí a la calle. Mi ira y mi mala leche se la llevó mi chico, amigo del cumpleañero, que me vio salir y le dije que si la gente era una maleducada yo no iba a quedarme allí a disgusto, y que no me apetecía nada tener que lavar al día siguiente mi ropa. Así que ¡a la calle! Mi chico, se enfadó conmigo. No porque no crea que la gente se pasa tres-cientos pueblos con esto del fumar (o más bien se pasan la ley antitabaco y de paso el RESPETO a los demás, por el forro de los cojones&forro de la seta) en Murcia. Se cabreó porque según él yo soy la cortarrollos, yo la que se indigna, yo la que se va de la fiesta sin despedirse quedando como una maleducada, yo la que impongo mi ley, yo la que decido lo que está bien o mal. 

Sí, me fui de la fiesta, a la terraza. Ya no me apetecía seguir allí. Y sí, no me dio la real gana entrar a despedirme, sinceramente, llevaba el pelo recién lavado y estrenaba un jersey y  no tenía la menor intención de impregnar de olor a humo ninguna de las dos cosas. De verdad, no es agradable respirar el humo, ni agradable, ni sano. Me perjudica y encima huelo mal. Pero sobre todo, sí, seré una maleducada por irme sin despedir, pero es que estoy hasta las narices de ser GI-LI-PO-LLAS. Y si la gente pasa de respetar a los demás, si la gente pasa yo paso de ellos. Los burros, a la cuadra. Porque eso es lo que somos muchas veces, burricos. Y, por cierto, en Murcia, muy burros. No se que pasa aquí, pero la ley antitabaco se la pasan por el forro en la mayoría de los sitios.


Al principio del post decía que todo esto ocurrió en un pub en el que tú te tomas algo y luego lo pagas. No se que les parecería a los dueños de los pubs si algunos empezásemos a declararnos insumisos de la ley de pagar por lo que consumimos. A mi desde luego que cada día me fastidia más eso de tener que pagar las copas...¿Todo vale? pues todo todo vale. (Esto ya lo he hecho, que conste. Un día en un pub se me hinchó la vena cava y la arteria femoral y le dije a la camarera que me iba sin pagar, porque había observado que allí se saltaban algunas normas sin problema y que yo me saltaba esa. Y me fui. Y me sentí fatal por hacerlo, que conste, porque montar el pollo perjudica seriamente mi salud. Me da taquicardia  y, al contrario de lo que muchos puedan pensar, no me gusta nada enfrentarme a la gente por cuestiones que considero deberían estar superadísimas desde la educación cívica)

Pd. No me llames intolerante, de verdad. Si estás bajo los efectos de la nicotina, dejaló, no comentes, abstente, en serio. Me importa una mierda pinchada en un palo tu derecho como fumador, que lo tienes en tu casa, pero no en mi cara. Ser fumador es una elección. No una obligación, ni un derecho. Es una opción. Igual que la de ser un pedorreador. Si yo me tiro un pedo en tu cara, te va a molestar y tú no tienes por qué sufrir mis malos aires. Me lo aguanto, me lo meto pa dentro o me lo voy a tirar donde no moleste a nadie. Pues con el tabaco lo mismo. Es pura educación civíca. Lo mismo que las cacas de perro. Lo mismo. 




Síiii, soy muy intolerante. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA. 





CANAL NOU: Cuestión de dignidad

 En cuanto alguien comprende que 
obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre,
 ninguna tiranía puede dominarle
Mahatma Gandhi


La dignidad, para mí, es un valor tremendamente importante. La dignidad significa ser consecuente con uno mismo. Significa conocerte e implica no fallarte. La dignidad es una luz interior que todos tenemos. Un derecho intransferible. No tiene nada que ver con la clase social, ni con la belleza o la inteligencia. La dignidad forma parte de nuestra esencia y nos hace ser importantes por quién somos, por cómo somos.  No por lo que tenemos, ni en lo que trabajamos. Protegemos nuestra dignidad cuando nos valoramos y nos respetamos a nosotros mismos. 
Llegar a dudar de nuestro valor como individuos es algo demasiado grave, y eso ocurre cuando perdemos la dignidad.  


Tener dignidad, muchas veces, puede llevarnos a  perder dinero, amigos ¿?, prestigio social...sin embargo nos permite, a largo plazo, poder llevar la cabeza muy alta, ganar credibilidad y sentirnos muy orgullosos de quién somos.

 No es ningún secreto que Canal 9 llevaba mucho tiempo sirviendo de televisión propagandística de un gobierno, el valenciano, que ha hecho y deshecho a su antojo, que ha ninguneado hasta el límite de pasar por encima de cadáveres, de la vida de las personas como las  del accidente de metro. Un gobierno que ha tenido nombre y apellidos. El nombre CORRUPCIÓN y los apellidos: FABRA, CAMPS, BARBERÁ, COTINO, COSTA, PARTIDO POPULAR VALENCIANO...por citar los más conocidos. 

Todos ellos han usado Canal 9 para engañar, mentir, manipular, hacer y deshacer a su antojo y en su beneficio. Y ésto, los primeros que lo sabían, eran los profesionales de Canal 9. Los periodistas que día tras día tuvieron que callar y contar cosas que no eran ciertas. Y así lo hicieron. Aceptaron el chantaje. Dejaron su dignidad en el cajón de su mesa y tiraron para adelante. ¿La excusa? La de siempre, imagino. La hipoteca, el dinero, los hijos, el coche... ¡el maldito parné!. A callar, a bajar la cabeza e informar de lo que ellos manden y de cómo lo manden.
Imagino que con el accidente del metro de Valencia tuvo que ser especialmente complicado. 
Pero lo hicieron. 

Ellos eran quienes sabían perfectamente lo que estaba pasando, pero ellos fueron quienes contaron lo que no era. Confiando, quizá, en que fueran otros los que sacaran la verdadera información a la luz. Pero como profesionales de la información debían saber el daño que esta manipulación iba a causar en la población y en toda la Comunidad Valenciana. Porque ni la tele, ni la información, son armas desdeñables. Tienen poder y mucho.

Ahora, dolidos, machacados, fracasados y engañados nos cuentan la verdad. Mas su credibilidad ha sido dañada. Su dignidad ha quedado vapuleada. Al menos para mí. 

Y me diréis que desde aquí, desde mi casa, es muy fácil decir que habría que haber hablado antes. Y os digo que no, que yo soy consciente de que el mayor peligro y sobre todo frustración de haber hablado antes, quizá hubiese sido que nadie os iba a escuchar, que os quedaríaís sin trabajo, sin nada, a cambio de que vuestra información fuese silenciada. Lo sé, por eso, hay que tener dignidad. Para que a pesar de todo, seamos capaces de dar un golpe encima de la mesa y no contribuir a mantener un gobierno repleto de ladrones, delincuentes y déspotas. Porque vosotros habéis sido cómplices. Y lo sabéis. 

¿Me pregunto que habría pasado de no haber echado el cierre? ¿Habríais seguido callados y bajando la cabeza en los despachos?
¿Me pregunto que habrá pasado en el caso de que algunos compañeros hayan querido contar esto desde los micrófonos y las cámaras de Canal 9 en algún momento? Porque estoy segura de que habrá personas que quisieron dar el golpe encima de la mesa y que fueron vapuleadas por ello. 

Se aceptan las disculpas que estos días estáis pidiendo, lástima que lleguen tarde. Lástima que haya una parte de la población con el cerebro tan lavado que ahora no os crea. Lástima que una parte del pueblo valenciano haya tenido que soportar todo esto. Lástima que vuestro prestigio como periodistas haya tenido que caer tan bajo. 

Sí, es fácil para mí hablar desde aquí. Pero no os penséis que hablo por hablar. Yo he renunciado a bastantes cosas en esta vida, laborales me refiero, por dignidad. Y no me ha pasado nada. Ahora puedo decirlo y tengo autoridad para animar a otros a que lo hagan. Hay empresas en las que se que no trabajaría jamás porque no soy capaz de contribuir al engaño. Porque tendría que perder mi dignidad y yo, por ahí, no paso.
¿De qué os ha servido a vosotros perder vuestros valores? ¿De que os ha servido faltar al código ético que debe tener un periodista? ¿De qué os ha servido enfrentaros con compañeros que no toleraron este chantaje?  De nada. Os han puesto igual en la calle y además, ahora, con deshonores. 

Decía el Che que prefería  morir de pie que vivir siempre de rodillas. Algunos de vosotros elegistéis vivir de rodillas y os dado un tiro por la espalda.  Que sirva esto de reflexión para tantos y tantos trabajadores que actualmente estáis aceptando chantajes desde despachos. Pensad si vuestra dignidad es eso...y si lo es ¡ADELANTE! Pero luego no esperéis empatía por los que hace tiempo apagamos vuestros canales. Sabéis muy bien qué terreno pisáis y con quién os estáis jugando las alubias. 


PD. La televisión valenciana volverá a abrir. Sólo que ya no será servicio público (si es que lo ha sido alguna vez). El pastel de las teles autonómicas se lo están, presuntamente, repartiendo ahora mismo dos empresas presididas y dirigidas por ex-gobernantes del Partido Popular. Una de ellas es VERTICE 360º, presidida por Josep Piqué. La otra SECUOYA dirigida por Miguel Ángel Rodriguez. Es posible que haya algún invitado más a este festín televisivo, todo, todo no lo puedo saber...pero que estas dos, presuntamente, están al acecho, y desde hace tiempo, sí. 

Reflexión: El mensaje de los políticos es "no se pueden mantener las teles públicas" ergo cogemos una tele pagada, montada con dinero público (los equipos que se necesitan para montar una tele no son caros, son astronómicamente caros) y se las damos calentitas  y funcionando a nuestros amiguitos. 
Lo de siempre: Con el dinero de todos montamos el negocio, y luego los beneficios nos los repartimos entre 4 ( y yo añado sinvergüenzas [por no decir hijos de puta])

Huyendo del dolor ajeno


¿De verdad es tan sencillo como que si estás mal un día de pronto decir, ¡ale que tengo que tirar 
p´alante...que yo así no me puedo quedar, que tengo que salir de esta, que en esta vida de todo se sale y plis-plas! 
¿De verdad hay gente que tiene esa fortaleza? Pues no se si decir que me alegro por ellos o que me compadezco. 

No soportamos estar al lado de gente que lo pasa mal. La gente que sufre nos incomoda, nos fastidia, nos traslada sus problemas y nosotros no queremos eso. Somos capaces de consolar a alguien un rato, en un momento puntual, cuando el dolor está en su grado máximo o cuando acaba de producirse, pero transcurrido un tiempo lo único que sabemos decirle a esa persona es ¡ánimo! ¡que la vida sigue! Pero de ponernos en su sitio, de pensar cómo estaríamos nosotros en una circunstancia parecida ¡ni hablar! _

Si una persona sufre, la huimos. Cambiamos la conversación o recurrimos al tópico y al consuelo fácil. Sin darnos cuenta muchas veces de que ese dolor, esa tristeza ajena nos estorba a nosotros. Es un fastidio que un día que tú estás de lunes, a lo tuyo, venga una amiga a decirte que está triste porque hace 24 años que murió su padre y este año le está dando por recordarlo muchísimo. Y nuestro consuelo como amigas, en vez de decirle que se desahogue si lo necesita, que hable de ello, que aquí estamos para poner un hombro, dos, tres...¿es simplemente ánimo y hay que tirar p'alante? es un absurdo de todo se sale en esta vida...
Me parece triste. De verdad.

Nos cuesta mucho desarrollar esa empatía. Mucho más con gente depresiva. Es cierto que la gente que sufre, a veces nos quita energía, pero a veces simplemente el escuchar es tan terapeútico para la la otra persona que sin saberlo le estamos ayudando. Total, nosotros podemos ponernos en su lugar un momento, pero luego nos olvidamos. Luego nuestros quehaceres simples y cotidianos se imponen y ese dolor no nos afecta en absoluto. 

Tal vez sea también cuestión de que no sabemos qué decir. A mi me ha pasado, que ante el dolor ajeno, me he quedado paralizada, porque no encuentro las palabras, no se me ocurre nada que pueda consolar al otro y opto por no decir nada o digo algo vacío. 

La verdad es que cuando estás en el otro lado, y dependiendo de lo que te pase imagino, no le das mucha  importancia a esto. Generalmente porque tu mente está en otro estado, no tiene importancia que alguien no se acuerde de tí, al menos no eres muy consciente de ello. Aunque sí que agradeces a quién tiene una palabra amable, a quién intenta ayudarte o simplemente está ahí. Cuando todo pasa, sí que piensas a veces en la gente que no ha estado. Sueles disculparles pensando "no han sabido estar, no pasa nada". Pero sí pasa. Pasa que si alguien te quiere, o se llama amigo y no está a tu lado, sin que tú tengas que decir ¡ven! deja mucho que desear. O eso es lo que pienso hoy que tengo todas las hormonas revueltas.

Luego hay malestares y malestares. Somos muy capaces de apoyar y arropar a alguien que esté pasando un duelo. Sabemos lo que hay que hacer y lo hacemos. Nos cuesta más cuando alguien sufre una enfermedad, sobre todo si es larga, complicada, si hay que estar permanentemente pendiente. Con las enfermedades mentales directamente no lo comprendemos. Pensamos que la gente se deprime porque quiere. Nos fastidia que no hagan nada por salir del pozo en el que se ven sumidos. Si alguien pasa por un mal momento personal: trabajo, dinero, amor...toleramos un tiempo de malestar, pero si la cosa se alarga nos aburrimos de consolar.
Incluso podemos pasar de compadecer a alguien, a criticarlo. De pensar pobrecito que lo ha engañado su mujer a mira tú que sinvergüenza que se va al cine y se lo pasa bien con la que tiene encima.

Yo soy la primera que entono el mea culpa, se que ha habido circunstancias en las que no he sabido estar. Momentos en los que otros han sufrido en los que he preferido callar, en los que no he estado a la altura. Ahora, cuando alguien lo está pasando mal mi regla de oro para saber qué hacer es: COMPORTARME COMO A MI ME GUSTARÍA QUE SE COMPORTASEN CONMIGO. 

Empatía pura.





Soñar dormida


Me encanta soñar. Hablo de soñar dormida. De tener sueños. De vivir experiencias oníricas. 

Me lo paso genial soñando y ser capaz de despertarte y recordar lo soñado, es una sensación genial. No soy de muchas pesadillas. Aunque sí he tenido sueños macabros alguna vez y como la sensación es tan real se pasa muy requetemal. Por ejemplo hace poco soñé que estaba con una amiga, una chica de perripueblo con la que apenas tengo relación, pero que de repente se coló en mis sueños. Estábamos juntas a la orilla del mar y al mirar la horizonte marino vi una ola gigantesca, enorme, un tsunami vamos. La miré y supe que de aquella no salíamos. El sueño acabó ahí. Siempre que sueño situaciones límite acaban en ese momento. El sueño se para en seco antes de que ocurra el desenlace final. Seguramente sea porque es imposible soñarse a una misma muerta. 

Es curioso el mundo de los sueños, cuando de repente sueñas que estás con alguien, tu novio por ejemplo,  pero tu novio, físicamente en el sueño, no es tu novio real, es otra persona. Generalmente alguien conocido, pero en el sueño interpreta el papel de tu pareja y a veces, como tú no lo relacionas con tu chico de verdad, le coges un poco de manía o de asco, porque piensas "es mi novio, pero le veo algo raro y ya no me gusta"

En mi caso siempre que sueño con un lugar, ese lugar no es como es en realidad, sino como es en mis sueños. Me explico. Yo a veces sueño con mi casa, la de mis padres. La casa de mis padres en mis sueños siempre es la misma, las mismas habitaciones, la misma decoración, el mismo barrio...pero no se corresponde con la realidad. Me suele pasar con muchos más lugares. 

Los sueños son muy reales. Pero no solo cuando los estás soñando dormida, que por supuesto los experimentas como vida real, sino cuando te despiertas. Hay veces, hay sueños, que te dejan un poso, un recuerdo, una sensación de experiencia vivida. Ese poso dura solo unas horas, incluso puede apreciarse todo el día siguiente, pero por la noche, al dormirte, suele desaparecer. 
A mi me suele pasar esto cuando sueño que estoy enamorada de alguien o que lío con alguien. No os riáis. Pero alguna vez he soñado por ejemplo, con Miguel Ángel Silvestre (no tengo ninguna obsesión con él, pero se coló en mis sueños) y era un sueño romántico, muy romántico. El caso es que al levantarme me pasa que me siento como si fuera real e incluso tengo un recuerdo tan dulce, que esa persona está rondando mi cabeza todo el día,  y si bien antes no me había fijado especialmente en ella, tras el sueño me parece super-atractiva, incluso me siento atraída como si de verdad me hubiese enamorado durante el sueño. Que me pase con Miguel Ángel Silvestre, es agradable. Pero me ha pasado con personas, casi siempre famosas, que me da hasta vergüenza decir que a la mañana siguiente me sentía atraída por ellas. Y cuando te pasa con alguien que conoces es peor...no se...un amigo, un profesor, alguien cercano, porque si luego durante el día  lo ves, no puedes evitar mirarlo de otro modo e incluso sentir algo raro, raro...

Un sueño  pesadilla es el de que tengo un examen y no he estudiado nada de nada. De repente me doy cuenta de que es el final de curso y de que no he ido a ninguna clase de inglés, o de matemáticas o de yo que sé. Me pongo nerviosa porque pienso que tarde o temprano va a ser el examen de esas asignaturas y yo no he ido en todo el curso a clase ¡voy a suspender! Es muy angustioso. Se me pasa cuando me medio despierto y recuerdo que yo ya tengo aprobada la carrera, aunque hay veces que tengo que preguntármelo varias veces y tardo unos segundos en distinguir el sueño, o pesadilla, de la realidad. 

También es horrible cuando sueño que fumo. Yo soy exfumadora y ocasionalmente, en mis sueños, vuelvo a fumar. Pero totalmente consciente, en el sueño, de que yo ya no fumo. Lo que provoca un cargo de conciencia onírico de la leche. A la vez que estás dormida soñando con tus cosas, no paras de pensar que has vuelto a fumar, que no te lo puedes permitir, que te vas a  volver a enganchar. Yo además tengo como un continuum con mis pesadillas fumadoras. Cuando sueño que fumo tengo el recuerdo de otros sueños y entonces es como si yo supiera que he vuelto a fumar de vez en cuando y que tengo que intentar dejarlo y no engancharme más, porque tengo la sensación de que no solo he fumado ese día en ese sueño, sino que recuerdo, dentro del sueño, otros sueños en los que fumaba. 

Algunos días me despierto y me acuerdo de un sueño perfectamente. Es además un sueño de esos super surrealistas y divertido y cuando lo voy a contar, ¡pluff!, ya no recuerdo casi nada. El recuerdo se ha desvanecido casi por completo. O también tengo la sensación de que lo que he soñado, que me parecía superlargo, al contarlo se queda en nada. Los sueños se derriten como el hielo. Es algo así. 

Tengo una serie de sueños que se repiten, uno en concreto es que veo un avión que se estrella. Generalmente es un avión grande, de pasajeros. Yo estoy mirando al cielo y veo un avión muy de cerca. Como los aviones me fascinan ( en la vida real) me encanta ver el avión hasta que me doy cuenta de que pasa algo raro. Cada vez lo veo más cerca y más y más, hasta que se estrella delante de mis narices. Casi nunca se trata de un sueño traumático, al contrario es algo que me deja alucinada, embobada. Pero no lo percibo como un accidente, sino como un espectáculo. 

Soñar algo horrible, alguna vez he soñado que me secuestran, o que yo había matado a alguien y tenía el cadáver en casa y no se qué hacer con él, te deja muy mal cuerpo al despertar. El sueño en sí se termina desvaneciendo, pero esa sensación de terror tarda más en irse.

Sensaciones que suelo tener en sueños:  la de no poder correr por más que lo intenté, o incluso andar, creo que esto lo he soñado hoy, intento andar pero no soy capaz de mover mis piernas, pesan como losas de hormigón y no puedo con ellas. A veces no veo, quiero andar, pero no puedo ver, y no se que me pasa. Otras veces vuelo. Pero esto es algo muy raro. Porque yo estoy bien, y de pronto empiezo a elevarme, a subir, subir, tengo mucho miedo por caerme, se me revuelve el estómago porque voy ascendiendo superdeprisa y luego ya me estabilizo y caigo. No me hago nada. Pero lo paso mal, no me gusta soñar esto. 
Cuando sueño que conduzco siempre me pasa igual, no soy capaz ni de frenar, ni de dar los intermitentes, ni de conducir recta. Me voy para los lados. Es horrible. 
También puedo soñar que me hablan en otro idioma, o yo hablo en otro idioma. Si hablo yo no pasa nada, porque me inventó una nueva lengua. Si es alguien que me habla pues no puedo responder, aquí me suelo despertar, porque no se lo que me están diciendo. 
Yo no se la de veces que he ido a New York en sueños, y ¡oye! siempre, en todas las ocasiones oníricas, me olvido la cámara de fotos y eso es un verdadero drama en mi sueño. 


A veces hay sueños tan geniales, tan guays, que da rabia despertarse. Son sueños en los que te están pasando cosas alucinantes, muy buenas y que cuando te despiertas y ves que era todo ilusión te llevas un chasco. Y a veces hay sueños horribles que hacen que despertarse sea lo más maravilloso que te puede ocurrir. 


En general, soñar me gusta. Me lo paso bien y recordándolo más. Los sueños son tan esperpénticos y surrealistas que te hacen reír. Y oye, se agradecen esos buenos ratos en los que una es protagonista de una comedia. Lo que no hago, ni creo en ello, igual que no creo en nada esotérico, es interpretar los sueños. Hay algunos que claramente son reflejo de cosas que vivimos, solo que aderezadas con el toque surrealista de lo soñado. Otros sueños no tienen ni pies, ni cabeza, ni explicación ninguna. No creo que sean premonitorios. En todo caso, simple reflejo de ansiedades, alegrías, temores o cosas que nos rondan la cabeza.