Creatividad emocional

No soy diseñadora de nada, ni me tengo por original, ni he descubierto nada, pero se que tengo un lado creativo, que creo que sería incapaz de explotar profesionalmente porque está íntimamente unido a mis emociones. 
Es emocional, sentimental a tope. Solo se activa si hay sentimientos de por medio. 
Es significativo que yo haga montajes de videos, de todo tipo: con videos de pelis o publi que doblo o pongo subtítulos, les varío la música, o pido a los amigos que se graben y luego hago el montaje final con todo lo dicho, hago hasta guión previo para que el resultado quede lo mejor posible, o simples montajes de fotos y música a los que  doy un aire o de anuncio publicitario, o de trailer de película de cine, o de película antigua, o comienzo de serie de televisión...lo que se me ocurra en el momento o me inspiren las fotos. Hice hasta el super-montaje futbolero de las Nancys para la Eurocopa de 2012, aquello fue muy friki y salió todo a raíz de encontrarme en una tienda de chinos unos banderines que me servían como traje para las muñecas. Lo hice todo yo solita una tarde de junio. Si queréis verlo pinchad aquí 

Todo esto lo hago por motivos personales, generalmente para los cumpleaños de las amigas, como un detallito, una chorrada. El tono  es el del humor mezclado con un poco de sentimentalismo petardo. He hecho también el montaje del video de mi boda (hubo un ángel que me lo grabó todo, yo no se lo pedí a nadie), en fin que se me da bien. Y soy autodidacta, porque a pesar de ser licenciada en Comunicación audiovisual nunca aprendí nada de montaje (práctico, teoría sí). Aprendí a raíz de comprarme mi portátil y todo esto lo hago con un programa nada profesional, el Windows Movie Maker, pero al que yo saco un partido de la leche, porque lo combino con otros programas de sonido, animación, y con imaginación a tope. O sea que encima "mínimo de elementos, máxima expresión".
 Hace no mucho tiempo, 2 cursos,  decidí que ya era hora de que una licenciada en Comunicación Audiovisual como soy aprendiera a manejar un programa de edición más profesional y me apunté a un curso en la universidad. ¿Sabéis qué pasó? Pues el proyecto final del curso era que hiciésemos un montaje, de LO QUE QUISIÉRAMOS, libre totalmente, estilo como quisiéramos: publi, trailer de pelicula, videoclip...lo que quisiéramos. Lo único que nos pedían era que aplicásemos las técnicas aprendidas para que vieran que las habíamos captado. Pues dejé el curso, sí lo dejé, porque tras unos días de quebradero de cabeza pensando qué hacer, no se me ocurrió nada y lo dejé. 

Hace un rato me he acordado, me acuerdo muy a menudo, porque fue algo tan divertido...Cuando yo estaba en 3º de BUP una amiga, que repetía 1º, nos dijo que le habían mandado un trabajo en grupo para la clase de música y que ella no tenía grupo y no sabía qué hacer. Yo ni corta ni perezosa le monté el trabajo.
Por aquellos años y muuuchos antes yo tenía una afición: grabar con el cassette. Mejor dicho grabarme. Me encantaba grabar bobadas, entrevistas inventadas (generalmente a personajes de Falcon Crest, El Gran héroe americano, El coche fantástico o sea a personajes de las series que todos veíamos en verano a eso de las 4 de la tarde) yo hacía de entrevistadora y mi amiga del personaje y luego al revés) o pequeñas radionovelas con títulos tan surrealistas como LA FLOR DE LOTO, o simples charlas por el puro placer de escucharlas después y lo que más me gustaba era grabar a mi hermano, entonces un niñico de apenas 5, 6 añitos, al que le mandaba decir tonterías como la frase mítica de Juncal ¡¡TOMO NOTA!! y él siempre dispuesto a hacer las tontadas que le mandaba su hermana mayor.
Total que me he pasado veranos enteros jugando o a maestras o a grabar en el radiocassette de mi tío Mariano. Cuando mi amiga nos dijo lo del trabajo armé el equipo y un viernes por la tarde nos fuimos a la casa de mis abuelos (en la que no vivían mis abuelos, sino unos tíos solteros que a las horas que okupábamos la casa no estaban) a preparar el trabajo. Por supuesto el protagonista principal era el cassette. Grabamos una especie de programa de radio en el que la protagonista era la música. Pero todo desde el más puro cachondeo, aunque con el fin que requería el trabajo, que era un trabajo para la clase que se iba a exponer ante toda la clase.
En la parte seria tocábamos con la flauta Noche de Paz y el tema de la serie de Anillos de Oro (muy típico en aquellas épocas) y luego en la parte del folklore cantamos todos a voz en grito y con los típicos ¡¡¡Ayayayayayayyyyyyy!!! la canción esa tan popular de: A LA MARI PILIIII LE HA PILLAUUUU EL TORO, LE HA METIDO EL ASTA POR EL CHIRIMBOLOOO!! Y dándole a la botella de anís cual zambomba y en la mesa para marcar el ritmo...
Metimos publicidad, anunciándola con un jingle, también inventado y musical: uno ponía voz rara y decía: "Y AHORA LA PUBLICIDAD", y con la flauta un pitido, "PIII"
 Recuerdo uno de los anuncios: la flauta sonando por detrás con una melodía tranquila y una voz sensual decía: Limpiadores de flautas ¡¡metus, metus!! (no se si tenía final). El remate del trabajo fue un villancico, con la música de Pero mira como beben los peces en el río me inventé varias estrofas que hacían alusión a los profesores, también en tono jocoso, simpático...socarrón.
La verdad es que nosotros nos lo pasamos genial haciéndolo. Nos juntamos una buena pandilla, pero luego a la hora de la verdad nos daba mucho apuro que lo presentara porque teníamos miedo de que le suspendieran o se enfadaran los profes. Pero mi amiga era muy echada pa'lante y lo presentó.
Lo presentó significa que tuvo que ponerlo para que lo escuchara toda la clase. Y...¡¡fue un éxito!! Fue un absoluto éxito. La profesora de música, que era la de lengua que daba también música, se quedó encantada. Era además una profesora que estaba haciendo una sustitución, estuvo todo el curso, porque nuestra profe de lengua tuvo a su hija muy malita todo el año, total que a los profesores les encantó. Les gustó tanto que se quedaron la cinta con la grabación. Una no piensa a los 17 años que a los 42 daría una parte de sí misma por volver a escuchar aquella maravilla...y no te planteas hacer una copia, ni nada de nada. Claro que para hacer una copia en los 80 necesitabas ser profesional, el cassette del tío Mariano no daba para tanto. Total, que lo que os he contado lo guardo en la memoria, pero eso sí, lo recuerdo como si hubiera sido ayer mismo. 

Siendo más pequeña también solía preparar cosillas, pequeños acertijos para las tardes en que las amigas nos íbamos de lo que llamábamos Meriendilla. Que no era otra cosa que coger la merienda, meterla en una bolsa bonita, con suerte nos daban un kas (que echábamos en una cantimplora)  y un trozo de chocolate y nos íbamos a merendar todas juntas a algún sitio chulo, un poco apartado. Hacíamos que la merienda fuese algo especial. Pues yo a veces me dedicaba a preparar adivinanzas, acertijos muuuuyyy surrealistas, para entretenernos. 

No se, creo que esa conexión emocional con mi creatividad está ahí de toda la vida. Pero me temo que sólo sirve para eso, para hacerme feliz. Porque cuando creo todas estas cosas, disfruto un montón. Sin embargo estoy segura de que si tuviera que sacarla de forma profesional, no me saldría. Es como los políticos, que una vez que acceden al cargo, parece que dejan de pisar el suelo y se agelipollan del todo...pues eso me pasaría a mí. Que perdería el sentido común. 

video

Esto mismo es otro ejemplo. Es una tontería, está hecho deprisa y corriendo 
y se me ocurrió en un momento. 


3 comentarios:

  1. Te entiendo perfectamente. Yo de joven también hacía un montón de cosas por el estilo y hacía virguerías con el power point. Especialmente para invitaciones y fiestas temáticas que organizaba, para mis frikadas al fin y al cabo jeje Y aunque sé que no son nada del otro mundo, les tengo un especial cariño. Algunas aún las conservo y otras se perdieron, pero aún así siempre me acuerdo de lo bien que lo pasé preparándolo y lo mucho que se disfrutó :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJAJA, me ha matao el DRIN DRON DRINDRON DRINDON DRAN XDDDD

    ¡Yo también hice un proyecto así! No sé si fue para música o lengua. Sería para lengua, porque hicimos un informativo, pero nos quedó bastante cutrón. Además, lo grabamos en la calle. Te puedes imaginar :P jaja.

    Yo también tengo cierta envidia a esa gente que se pone y le salen cosas creativas, así como churros. Yo también tengo que estar "de ánimo", si no, nada. O a lo mejor eso es lo que nos parece a nosotros. A lo mejor esa gente tiene las ideas cuando las tiene, y las ahorra para los momentos de sequía :P jaja.

    ¡Besotes Perri! :D

    ResponderEliminar
  3. El video de las Nancys es buenísimo. A mí también me divierte hacer cosas de estas que a veces pueden parecer un poco friki. Durante la carrera nuestro grupo de trabajo en la asignatura de Cultura y Solidaridad hicimos una presentación en la que todas éramos prostitutas y grabamos un video e hicimos una performance en el aula. Creo que nuestras compañeras y compañeros nunca más nos miraron igual.
    Saludos y a seguir divitiéndonos.

    ResponderEliminar

Ahora me encantaría saber qué piensas tú